Tipos de suelos

En general podemos decir que existen cuatro tipos de suelos según su textura: los arenosos, los arcillosos, los limosos y los suelos francos. Pueden haber otras clasificaciones, pero esta es suficiente para poder transmitirte la información que te queremos dar.

Breve introducción

Si deseas ver una breve introducción a esta clasificación, te invitamos a ver el siguiente vídeo:

La siguiente clasificación está basado en el diagrama de del departamento de agricultura de los Estados Unidos, U.S.D.A.; el cual se concentra en los porcentajes de granos menores a 2 mm que posee el terreno. Recuerda que hasta 2 micrones se considera arcilla; de 2 a 20 micrones se considera limo; de 20 a 200 micrones se le llama arena fina; y de 200 a 2000 micrones, arena gruesa. Te recordamos que 1 micrón, es la milésima parte de 1 mm.

Tipos de suelo para siembra, según la textura del mismo.

Suelos de tipo arenoso

Los suelos arenosos, son suelos que debido a los grandes espacios que hay entre sus partículas, tienen muy buen drenaje. Esto significa que filtran el agua por gravedad con gran facilidad. Son suelos que también facilitan la aireación al interior del suelo; lo que los hace muy suaves de trabajar. Estos son suelos que poseen poco material orgánico, lo que los convierte en terrenos poco fértiles. Sin embargo, esto no significa que sea imposible cultivar en ellos: hay lugares en el mundo como por ejemplo Israel; donde han logrado restaurar zonas desérticas y convertirlas en hermosos oasis llenos de vida.

suelo arenoso

Para sembrar rápidamente en estos suelos requerirás agregar materia orgánica a la tierra. Esta fase es indispensable para que los microorganismos de la tierra vuelvan a poblarla y a trabajar en los procesos de fertilización natural. También será importante que vayas sembrando en los alrededores, inicialmente pastos para que retengan un poco la humedad del suelo y luego plantas bajas, ojalá que fijen nitrógeno a la tierra, como el fríjol, trébol, musgos, helechos, etc. De esta forma, ayudarán a restaurar más rápidamente los nutrientes del suelo y a recuperar su fertilidad.

Esto último es muy importante; pues estos suelos suelen estar muy expuestos a la erosión; y al no tener una capa vegetal, suelen ser muy calientes. Este factor hace que dificulte cultivar en esto terrenos si no sigues las sugerencias anteriores.

Estos suelos además suelen ser macroporosos; es decir, facilitan la filtración del agua, la aireación del suelo y el crecimiento de las raíces. En cambio los suelos arcillosos y limosos tienen más microporos, lo que facilita la retención del agua y también la capilaridad.

A continuación te damos un pequeño listado de productos que puedes sembrar en estos terrenos.

Puedes sembrar: aguacate, apio, batata, boniato, brócoli, chufas, cipreses, coliflor, eucalipto, lavanda, lechuga, nabo, ñame, papa, pepino, pino, puerros, rábano, remolacha, romero, salvia, taro, uva, yuca, zanahorias.

Suelos de tipo arcilloso

La principal característica por la cual podemos comenzar a sospechar que un suelo es arcilloso, es por su color. Los suelos arcillosos se caracterizan por ser amarillentos o rojizos; además de tener también un grano muy, pero muy fino; esto hace que sean terrenos muy compactos.

suelo arcilloso

Las partículas que conforman la arcilla, tienen forma laminar como la mica. Se caracterizan por su alta plasticidad cuando se humedecen. Es por ello, que cuando tomes en tus manos una muestra de terreno arcilloso y le añadas suficiente agua; esta se expandirá y se volverá pegajosa. Esto hace que sean suelos difíciles de trabajar o pesados; como los llaman en agricultura; pues requerirán mayor esfuerzo físico de tu parte para trabajarlos.

Breve experimento

Los terrenos de tipo arcilloso, no suelen permitir la filtración del agua y por ende tienden a encharcarse. Si estás en este tipo de terreno, cavas un hueco de 30 centímetros y le añades un baldado de agua; notarás que ésta solo desaparece cuando el sol la evapore… puede durar encharcado días. Además, luego de que se seque se agrietará o quedarán terrones de tierra grande. En épocas de lluvia, los reconocerás porque al caminar sobre ellos, suele adherirse grandes cantidades de suelo a tus botas; dificultando tu andar.

suelo arcilloso

Otros datos sobre el suelo arenoso

Este tipo de suelos compactos, no tienen mucha aireación al interior de la tierra y por ende; dificulta también la penetración de las raíces de algunas plantas. Al encharcarse hace que muchas raíces se pudran.

Sin embargo, no todo es malo. Los suelos de tipo arcilloso, retienen más materia orgánica que los arenosos y los limosos; por ello, es un suelo muy rico en nutrientes y materia orgánica; y por ende, puedes sacarle provecho si le agregas arena y materia orgánica a los primeros 30 centímetros de profundidad; si quieres sembrar por ejemplo hortalizas. Se te darán muy bien. También puede ser un buen suelo si tu clima es muy seco; pues no vas a requerir mucho riego. Como te darás cuenta, la bondad de los suelos, son temas un poco relativos.

Este tipo de terrenos es excelente para sembrar: acelga, ajo, avellano, bambú, calabaza, calabacín, cebolla, cerezo, chirimolla, espinaca, dalias, girasol, grosella, habas, hierbabuena, higuera, judías, laurel, mango, manzano, melón, menta, nogal, peral, perejil, puerro, remolacha, rosal, sandía.

Experiencia personal

Yo tuve una experiencia en estos tipos de terrenos y he de decirte, que la calabaza, el girasol, la chirimolla y el mango se dan de maravilla. La sandía se dio deliciosa, pero hay que agregarle arena a la superficie del terreno; de esta forma la sandía no tendrá contacto con el agua cuando llueva y no se pudrirá… recuerda que la sandía requiere abundante agua. Incluso, sembré lechugas y se me dieron muy bien… a pesar de ser un clima cálido… aunque les generé un microclima utilizando polisombras.

Suelos de tipo limoso

En general, este tipo de suelos suelen estar en el lecho de los ríos y suelen componerse de partículas que son muy pequeñas y suaves al tacto. Este es un suelo muy compacto; aunque no tanto como la arcilla; y por ende suele retener bien el agua sin ser impermeable. Al igual que la arcilla, los suelos limosos tienden a absorber la materia orgánica, sobre la superficie de sus partículas; lo que los hace más fértiles que los suelos arenosos.

suelo limoso

Las partículas de limo, a diferencia de las arcillosas, tienden a tener una forma irregular; unas veces son lisas, otras veces son pulidas. Son microscópicas y suelen tener un mineral dominante que es el cuarzo; al igual que la arena y la arcilla; aunque la arena tiene una mayor proporción de cuarzo y la arcilla una menor proporción. Su plasticidad es intermedia entre la arcilla y la arena; al igual que su nivel de absorción de agua.

Este tipo de suelo, se considera mucho más sencillo de cultivar que los dos tipos de suelos anteriores.

En este tipo de suelo se suele sembrar: alcachofa, arroz, coles, encinos, fresnos, lechuga, orégano, sauces.

Suelos de tipo franco o marga

Como se nombró en la introducción; en realidad se le llama así al suelo que posee una combinación de los tres tipos anteriores de suelo. Es un suelo que tiene un alto porcentaje de arena y limo; aproximadamente en un 40% cada uno; y poca cantidad de arcilla; un 20 % aproximadamente.

El suelo marga, lo consideran el óptimo para cultivar; pues gracias a la alta cantidad de arena las raíces se desarrollan bien y no se inunda; y gracias a la alta proporción de limo hay buena cantidad de materia orgánica, lo que la hace fértil; y finalmente la arcilla, ayuda a mantener también la humedad y los nutrientes.  Este tipo de suelo ha demostrado ser altamente productivo por lo que es el favorito de los agricultores.

Este tipo de suelo suele ser de color café oscuro o negruzco; entre más negro se considera que tiene mayor cantidad de materia orgánica. Su trabajabilidad es intermedia.

marga

Puedes sembrar prácticamente de todo; pero te damos una lista de lo que será más sencillo de cultivar: albahaca, betabel (remolacha), cebolla, cilantro, fresas, lechuga, perejil, pimientos, tomates, zanahorias.

Vídeo sobre como hacer un análisis rápido de la textura de los suelos

Este vídeo me encanta. Porque explica de una forma muy sencilla, rápida y casera; cómo conocer la cantidad de arena que hay en los suelos de tu cultivo; y además explica que, la preferencia por un tipo de suelo versus otro, también depende de otros factores; como por ejemplo la pluviosidad del lugar donde estás. Te lo recomiendo.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

8. Almácigos

semilleros

¿Qué son los almácigos?

Se les llama almácigos o almácigas, a unos semilleros donde generalmente se almacenan y se siembran las semillas de los vegetales. Esta es una zona de la huerta que se tiene especialmente diseñada para que la semilla germine sin dificultad y crezca lo suficiente para que pueda ser trasplantada exitosamente.

¿Qué ventajas tiene sembrar en almácigos?

Incremento de la productividad

  1. Cuando se siembran las semillas directamente en el terreno, estas pueden quedas descubiertas por un ventarrón… y se las pueden comer los pájaros. Pueden un día ser cubiertas por una capa de tierra muy gruesa y nunca germinar, etc. Si en cambio, las sembramos en un pequeño cajón, allí podemos darle el cuidado especial que ellas requieren y de esta manera, lograr un gran porcentaje de germinación de las mismas. Para que te hagas una idea, un almácigo de 0,40 metros cuadrados de lechuga; te servirá para un cultivo de lechuga de 10 metros cuadrados.                                                                                                 
    almácigo, almáciga, semillero
  2. Otra gran ventaja, es que al colocar una planta grande y desarrollada en el cultivo; ésta va a crecer con gran rapidez y va a cubrir la tierra con su sombra. De esta manera, se va a evitar que prospere la maleza y de esta manera, ahorramos mano de obra de mantenimiento… lo que representa tiempo y dinero. Además, te darás cuenta de desmalezar un almácigo es una tarea más sencilla y rápida de hacer.
  3. Por otro lado, al utilizar durante el tiempo de la germinación, tan solo una pequeña zona de nuestra huerta; estamos incrementando la productividad de nuestro terreno. De esta forma puedes tener en almácigos listos los cultivos que van a reemplazar los que están por cosecharse.
  4. Al sembrar las semillas en un ambiente mucho más controlado que lo que estarían al aire libre; los germinados presentan un crecimiento acelerado; lo que es una maravilla.

Disminución del trabajo en el huerto

  1. Cuando siembras en el cultivo final directamente, debes colocar mayor cantidad de semillas para asegurar tu producción. Esto puede generar que en ciertas zonas tengas una germinación de muchas semillas y en otras zonas, no tengas ni una plantica. Cuando hay exceso, se realiza un trabajo adicional al que se llama raleo; el cual consiste en eliminar plantas del cultivo, con el fin de dejar los espacios suficientes, para que las plantas que se dejan el él, puedan crecer eficientemente; pues sus raíces no tendrán que competir por agua o nutrientes, y sus hojas por luz solar.

Economía en agua

  1. Un tema muy importante hoy en día, es que este método además economiza muchísima agua; pues mientras que un almácigo puede requerir al día 1 o 2 litros de agua (esto varía dependiendo del tamaño del almácigo); sembrar en camas puede requerir entre 60 y 70 litros por día. la tierra directamente. Si siembras en terreno directamente, expuesto al sol… puedes llegar a requerir aún más. Como te darás cuenta ahorras casi un 96% del agua… ¡Por ello la consideramos una técnica muy eficiente!

Plantas más resistentes

  1. Al tener un ambiente protegido, pues las plantas tendrán suficiente agua, suficientes nutrientes, suficiente sol, etc. Los germinados se convertirán en platas vigorosas, con mejor resistencia a plagas y enfermedades.
almáciga

Menor estrés durante el trasplante

Las matas que se siembran en el suelo, suelen sufrir más estrés en el trasplante que las que se siembran en almácigo.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Alelopatía

alelopatia positiva en las plantas

En esta sección vamos a hablar sobre qué es la alelopatía; daremos una introducción a su importancia en la huerta orgánica con base en el uso dado por medio de plantas acompañantes,  plantas repelentes y cultivos de trampa. También comentaremos sobre los beneficios de los tés de plantas alelopáticas.

¿Qué es la alelopatía?

La alelopatía es la influencia directa que tienen los compuestos bioquímicos (o sustancias alelopáticas) que expelen ciertos tipos de plantas, las cuales afectan positiva o negativamente el desarrollo y crecimiento de otras que están a su alrededor; y también, en el control de plagas y enfermedades. Hay muchas maneras en que las plantas liberan estos compuestos: por lixiviación, por exudación de las raíces, por volatilización y por descomposición de los residuos de las plantas en el suelo.

Los aleloquímicos puede generarse en diversas partes de la planta, como hojas, tallos, semillas y flores. La liberación de estos compuestos puede ocurrir de maneras muy diferentes. Los estudios han demostrado que las principales formas de liberación son por lixiviación de las partes exteriores de la planta; por volatilización a través de las hojas; por liberación de compuestos a partir de la descomposición microbiana de hojarasca o raíces muertas seguida de su lixiviación; y, finalmente, por exudación a través de las raíces.

Lixiviación de las plantas

El agua proveniente de la lluvia o del riego arrastran sustancias superficiales de la planta; es decir, lavan las sustancias superficiales de las mismas.

Volatilización de las plantas

Proceso por el que un compuesto químico pasa del estado sólido al gaseoso (sin pasar por el estado líquido).

Exudación de las plantas

alelopatia conceptos caracteristicas metodologia importancia

Sustancias que expele la planta a través de sus poros. Generalmente es agua con productos del metabolismo. Las plantas pueden exudar por las raíces pero también por tallos, hojas y flores. El néctar de las flores se considera un exudado.

Se ha demostrado que los aleloquímicos afectan el ciclo de los nutrientes del suelo y de esta manera alteran sus propiedades. Inhiben o estimulan la germinación de semillas y el crecimiento de plántulas. Inhiben la fotosíntesis de algunas plantas receptoras; algunos aleloquímicos, inhiben o estimulan el crecimiento de la población de las bacterias fijadoras de nitrógeno, de los hongos micorrícicos,  e incluso de los agentes patógenos presentes en el suelo.

¿Qué importancia tiene la alelopatía en mi huerta orgánica?

Se ha descubierto que ciertas plantas cultivadas emiten al ambiente sustancias alelopáticas que reducen el uso de herbicidas. Estos compuestos alelopáticos pueden por ejemplo ayudar a controlar el crecimiento de las malezas por medio de lo que se conoce como interferencia. La interferencia es la competencia por los recursos (nutrientes, sol y agua del suelo); algunas plantas producen caracteres (compuestos) alelopáticos que hacen que otras o crezcan rápidamente, tengan mayor densidad foliar o mayor densidad en las raíces; esto les da una ventaja competitiva pues así suprimen o inhiben el crecimiento de sus competidores.

Hay variedades de arroz, cebada, pepino, avena, sorgo, girasol, tabaco y trigo que se ha descubierto que tienen potencial alelopático.

Este conocimiento es muy útil para quienes desean tener una huerta orgánica. Con estas asociaciones de plantas se aprovecha mejor el espacio, los nutrientes de la tierra, el agua y la luz, tal como ocurre de manera natural en un bosque donde encuentras vegetación ubicada a diferentes niveles de altura y descubres que hasta el último centímetro de espacio aprovechado. Sembrar una planta que disminuya las malezas o las plagas te quitará trabajo extra de encima; te permitirá tener mejores cosechas; mayor rentabilidad y te disminuirá tus costos.

¿Cómo realizar control alelopático?

Hay tres tipos de control alelopático que puedes aplicar a tu huerto: control por medio de plantas acompañantes, por medio de plantas repelentes y finalmente por cultivos de trampa. A continuación te vamos a explicar a qué nos referimos con cada uno de estos controles y utilizar sus características a favor de tu huerto.

Control alelopático por medio de plantas acompañantes

Hablamos de plantas afines, ya que la unas benefician a las otras por medio de su influencia en la germinación de las semillas, crecimiento o fortalecimiento de la planta. Aquí incluimos también el caso de aquellas plantas que afecta a otras, al mejorar su sabor o aroma final. ¿No habías escuchado sobre el tema?

alelopatia en hortalizas
Alelopatía – ortiga: planta acompañante que incrementa la calidad aromática.

Te voy a dar un ejemplo que a mí me fascina y es el caso de la ortiga. Antes era considerada una «mala hierba», y era detestada porque tiene en sus hojas unos pelos urticantes que al tocarlos liberan una sustancia ácida que produce picazón intensa, enrojecimiento de la piel e incluso algunas veces hasta ronchas. ¿Sabías que la ortiga se utiliza para combatir la metrorragia? Sí, controla el sangrado excesivo que producen algunas mujeres durante la menstruación y que se cura bebiendo una cucharada de zumo de ortiga fresca al día. ¿Sabías que la aromática de ortiga ayuda a digerir mejor los alimentos que tiene lípidos o proteínas?

Pero volvamos al tema de la alelopatía. Resulta que se ha descubierto que la ortiga aumenta la calidad aromática de, valga la redundancia, las plantas aromáticas. Si tu huerto está enfocado en plantas medicinales o deseas cultivar hiervas para sazonar tus comidas, este es un dato fascinante.

Control alelopático por medio de alomonas: plantas repelentes

plantas alelopaticas
Menta, planta que repele las hormigas, mosca blanca y ratones.

En el caso de las plantas repelentes, lo que ocurre es que se ha descubierto que el aroma de algunas plantas repele uno o varios tipos de insectos del cultivo. Este tipo de plantas se pueden ubicar intercaladas dentro del cultivo o bordeándolo para que funcionen como barrera protectora. Ten en cuenta que de todas maneras, estas plantas como máximo cubren un área de 10 metros a la redonda.

¿Sabías que la menta, además de ser un excelente sazonador es un repelente de hormigas, ratones y moscas blancas?

El ajenjo repele las pulgas y las babosas.

Control alelopático por medio de kairomonas: cultivos de trampa

plantas alelopaticas para control de malezas
Geranio: cultivo trampa para el escarabajo japonés.

Este es otro método interesante para controlar plagas. Resulta que se ha descubierto que algunas plantas atraen a algunas plagas más que otras. Con base en esta información puedes crear un cultivo de trampa; es decir, intercaladamente o alrededor del cultivo siembras las plantas que atraen los insectos perjudiciales para tu cultivo, para que se alimenten de ellas y no del cultivo principal. Otra estrategia complementaria, es sembrar plantas intercaladas que promueven la reproducción de los parásitos o depredadores de dichos insectos, con el fin de controlar su reproducción.

¿Sabías por ejemplo que la ruda (arruda, besasa) atrae toda clase mosca negra y por ello se acostumbra sembrarla cerca de cultivos, de establos y porquerizas? ¿Y sabías que la ruda se usa como condimento y como planta medicinal que en pequeñas cantidades se usa como sedante?

El geranio se suele sembrar cerca de los rosales para atraer al escarabajo japonés… pero no solo lo atrae, los intoxica y los mata.

Otros usos dados a la alelopatía

Muchas personas no son fanáticas de tener una planta de ortiga en sus huertos por temor a rozarla de forma desprevenida. Desde entonces se han encontrado otras formas de obtener los compuestos alelopáticos de las mismas  por medio de preparación de tés (bebidas aromáticas). Lo que se hace es hervir una hojas en un poco de agua y con el té que resulta, se rocia el huerto para lograr el mismo efecto. Requiere un poco más de trabajo y demanda que rocíes con frecuencia el cultivo, pero es una alternativa que también funciona.

Plantas alelopáticas para control de plagas

La mejor manera de comprender la importancia de la alelopatía en el huerto ecológico radica en los usos o aplicaciones dados a este conocimiento. Por ejemplo:

Ajo (Allium sativum)

Puedes utilizarlo para realizar un control natural de plagas de:

  • ácaros: pequeños arácnidos causantes de muchas alergias.
  • babosas: las cuales son unos pequeños moluscos terrestres, que no poseen caparazón y se desplazan sobre un moco que ellas generan cuando hay humedad. Cuando se reproducen pueden llegar a poner hasta 500 huevecillos, por lo que en épocas lluviosas se pueden convertir en un terrible plaga.
  • minadores: así se le llaman a las larvas que dejan los insectos, en los agujeritos que hacen en las hojas para chupar la sabia. Estas larvas cavan túneles y pequeñas cuevas por entre las hojas; en estas zonas, las plantas dejan de hacer fotosíntesis, por lo que disminuye su alimento. Con el tiempo esto hace que las hojas se marchiten prematuramente y mueran. En consecuencia, las plantas se debilitan más rápidamente.
  • barrenadores: son insectos de grupo de las mariposas y también del de las polillas. Estos penetran el tallo y hacen caminos dentro de este; los cuales luego son invadidos por microorganismo saprófitos, los que hacen que los tejidos comiencen a descomponerse.
  • masticadores: son aquellos que al alimentarse de las plantas, van dejando huecos de sus mordidas en tanto las hojas, como en las flores y en los frutos.
  • áfidos: estos animales se conocen normalmente como pulgones. Lo que hacen es chupar los líquidos de las hojas y de los tallos de las plantas donde se hospedan. De esta forma la planta se debilita, se va amarillentando y por falta de suficiente alimento se atrofia su crecimiento.
  • bacterias: son microorganismos que pueden causar desde pequeñas manchas en las plantas, hasta enfermedades o incluso la muerte.
  • hongos: estos microorganismos se reproducen especialmente en épocas de alta humedad. El problema es que cuando se puede observar a simple vista, generalmente ya se considera una plaga. Estos microorganismos causan enfermedades en las plantas que por un lado disminuyen la productividad del cultivos y por otro; la vida útil de la planta.
  • nematodos: son microgusanos. El problema es que como no se pueden ver a simple vista, no es fácil diagnosticarlos ni combatirlos. Ya que son terrestres y viven en el suelo, generalmente atacan las raíces; y las personas solo se dan cuenta del ataque cuando ya es demasiado tarde. Sin embargo, si ves que tus plantas no producen brotes, que no crecen, están como débiles, sus raíces no crecen y les salen manchas sin aparente causa… comienza a sospechar de este tipo de organismos.

El ajo silvestre o los ajos orgánicos tienen más principios activos que los demás ajos; aunque su vida útil postcosecha es menor.

Control de plagas con alelopatia
  • En el caso de los pájaros los aleja, pues el ajo los irrita.
  • Para repeler pulgones o la mosca blanca, puedes sembrar ajos intercalados entre los cultivos o cerca de frutales. También aleja la mosca de la zanahoria, el apio, cilantro, chirivía (pastinaca) y el perejil.
  • Para evitar el ataque de hongos entre las fresas, también puedes sembrar ajos intercalados.
  • Siembra ajos entre los rosales para realzar el aroma de las flores.
  • Las secreciones que hace el ajo en la tierra del jardín, favorece especialmente el crecimiento de las rosas.
  • Realiza un extracto de los dientes del ajo con aceite y rocíalo sobre tus cultivos; cuando las pagas lo ingieran provocarás sobreexcitación del sistema nervioso de tus plagas; de esta forma, los repelerás, inhibirás su alimentación, crecimiento y que coloquen huevos.
  • Si mezclas extracto de ajo con jabón, matarás a los insectos con que solo toquen la mezcla, especialmente a los pulgones.

Girasol (Helianthus spp)

  • Inhibe el crecimiento del trigo.
  • Cerca del girasol suele haber una baja presencia de malezas debido a su fuerte acción alelopática contra diversas especies, al punto que en altas concentraciones, puede llegar a ser autotóxica.

Maíz

  • Produce metabolitos secundarios en sus raíces, polen y hojas. Algunos de estos compuestos poseen actividad alelopática, que reducen la fructificación de la calabaza (Cucurbita pepo L), el chayote (Sechium edule S.W.) y la sandía (Citrillus vulgaris L).
  • Las hojas de frijol muestren síntomas de intoxicación con el mismo tipo de polen.

Leguminosas

Se ha descubierto que las leguminosas contribuyen a la fertilidad del suelo por medio de la fijación de nitrógeno, al formar simbiosis; una asociación de mutuo beneficio con unas bacterias del suelo llamadas rizobios, que fijan el nitrógeno al mismo. Entre las leguminosas más reconocidas por este fenómeno y su valor comercial está el frijol común (Phaseolus vulgaris), en cuyo cultivo ha sido reportada la presencia de malezas del género Ipomoea. La Ipomoea tricolor, planta ornamental con hermosas flores, que se utiliza por ejemplo, para proteger el suelo de la erosión y para controlar el crecimiento de las malezas.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

¿Cómo hacer un huerto exterior en casa o predio? Diseño de un huerto

¿Quieres aprender como hacer un huerto exterior en tu casa o predio? Una huerta no planificada suele terminar siendo improductiva y laboriosa. Dada la importancia de la planificación para la productividad de tu huerto, hemos decidido crear este artículo. Este texto está enfocado únicamente a las huertas exteriores, ubicadas en terrenos relativamente planos. Para los huertos que se van a hacer en laderas, interiores, verticales o escolares; vamos a hacer artículos independientes; de manera que podamos profundizar en los requerimientos específicos de cada huerta.

Nuestra recomendación es que planees el huerto con tranquilidad; de manera que cuando vayas a empezar a sembrar o trasplantar tus matas, todo esté listo, a la mano y organizado. Una huerta con pocos imprevistos, es una huerta muy placentera.

Un huerto bien planificado es más fácil de cuidar y a la vez, es más productivo.

12 de febrero de 2019: esta página está siendo reestructurada en este instante… agradecemos tu paciencia y esperamos terminar muy pronto los ajustes que decidimos hacerle.

¿Qué debes tener en cuenta para hacer un correcto diseño de huertos? Vamos a analizar varios aspectos como por ejemplo: dónde ubicarlo, zona para semilleros, áreas transitables y zonas de cultivo, lugar de compostaje y zona de almacenamiento de herramientas.

Elige un lugar para el huerto

La productividad y la facilidad al cultivar cualquier planta depende en gran medida del sitio en que ubiques cada mata. Si vas a comprar un terreno, te puedes dar el gusto de buscar antes que nada un terreno fértil. Por otro lado, si vives en una finca con un terreno amplio, tendrás buenas opciones para elegir un lugar “ideal” para cada planta; en el caso de no ser así, te vamos a dar unas indicaciones para que de todas maneras, le saques el mayor provecho al espacio con el que cuentas.

¿Cómo elegir un terreno para comprar o alquilar?

Aunque no hay un terreno ideal para el 100% de las plantas; sí podemos decir que se considera un buen suelo aquel que: se encuentra en un terreno relativamente plano; con tierra negra suelta y fértil; con buen acceso a la luz solar y al agua; y también que tenga buen drenaje.

El más importante es el suelo… pero sin demeritar a los otros… un buen suelo sin agua o sin sol no te servirá de nada. Pero siendo sinceros, un terreno fértil facilita mucho el trabajo. No vamos a profundizar en este tema, pues ya hicimos un artículo donde explicamos cuáles son los tipos de suelos que hay, cómo identificarlos de forma casera y qué productos se dan bien en cada uno de esos terrenos. Así que, si estás planeando adquirir tierras para tu proyecto, te recomendamos que leas el siguiente artículo.

Link tipos de suelos

Características a tener en cuenta para ubicar mi huerta dentro de mi propiedad campestre

Buen suelo

Aunque se te haga un poco extraño, te recomendamos que le eches una escarbada a tu terreno en lugares diferentes. Es muy cierto que predominará un tipo de suelo a lo largo del terreno; pero por experiencia sabemos que puede haber pequeñas zonas de tu suelo erosionadas, o con suelos pobres en nutrientes por haberse cultivado antes en ellos. Unos pocos huecos de unos 30 cms de profundidad te podrán dar una certeza de qué lugar es mejor para colocar tu nueva huerta.

Si posees un suelo arcilloso o arenoso, recuerda que no es el fin del mundo. En primer lugar hay plantas que se dan muy bien en estos tipos de terreno y en segundo lugar; los suelos se pueden restaurar agregándoles poco a poco materia orgánica; y sembrando pequeñas plantas que protejan de la erosión y le den sombra al suelo para que este mantenga su humedad. Para verificar con qué tipo de suelo cuentas, también te recomendamos ir al enlace del artículo que habla sobre los tipos de suelos, que pusimos anteriormente.

Luz solar

La luz solar es necesaria para hacer crecer plantas saludables. Te vamos a dar una pequeña guía para que planees la ubicación de cada cultivo:

  • Las hortalizas de hoja verde como la escarola, la lechuga, la espinaca y el kalé; requieren un mínimo de 4 horas diarias de sol.
  • Las hortalizas de raíz requieren un mínimo de 6 horas de luz solar; este es el caso de las zanahorias, el ajo, la remolacha, la cebolla y los rábanos.
  • Las plantas de fruto son las más exigentes; ellas requieren un mínimo de 8 horas diarias de sol, como es el caso de las fresas, el aguacate, los tomates, el mango, la naranja o los arándanos.

Árboles y arbustos

Es probable que hayas escuchado que debes alejarte de los árboles pues compiten por nutrientes y agua con tus plantas del huerto; lo cual es totalmente cierto. Sin embargo, esto no significa que el espacio bajo la sombra de un árbol queda desperdiciado. Nuestra sugerencia es que puedes seleccionar esta zona para hacer tus almácigos o semilleros; pues son sitios de poca luz y frescos. Lo que si debes planear es que tus semilleros estén aislados del terreno; pues de lo contrario, las raíces de los arbustos y los árboles, pueden desplazarse por debajo hacia el almácigo y robarle todos los nutrientes a las semillas.

En caso de que no quieras comprar plántulas sino germinar tus propias semillas, te recomendamos que te documentes bien sobre cómo hacer semilleros. Aquí te dejamos los enlaces para que puedas documentarte sobre este tema.

Semilleros

Un factor que sí debes tener en cuenta es que no es bueno sembrar en lugares donde hayan sembrado antes nogales o donde haya pinos. En el caso del nogal (juglans regia), este árbol tiene juglona, la cual es una toxina alelopática que inhibe el crecimiento de sus plantas competidoras; es por decirlo así, una estrategia de supervivencia del nogal. Esta toxina afecta al pino, las solanáceas como por ejemplo el tomate, la alfalfa y también afecta a los cereales.

En el caso de los pinos, habrás notado que donde hay pino no hay pastos, y muy pocas especies de plantas. Algunos hongos se dan bien bajo la sombra de estos árboles. En el caso del pino, la razón no es porque produce sustancias que inhiben la germinación y el crecimiento de muchas plantas.

Suministro de agua

El riego es vital para los semilleros y las plátulas. Es por ello que es indispensable que tengas una fuente de agua muy cerca de los lugares donde vayas a colocar los almácigos.

Por otro lado, es importante que antes de seleccionar un sitio para colocar tu huerto, tengas cerca una fuente de agua muy cerca o un buen sistema de riego; pues por ejemplo, aunque los frutales no siempre requieran mucha agua, antes de la cosecha sí la van a requerir… recuerda que las frutas son en general 90% agua… y en la medida en que le suministres al frutal suficientes nutrientes y agua, la cosecha será mejor.

Cercanía a la casa

Esta parte te la comentamos, porque hemos escuchado de casos donde cultivan lejos de la casa, en un lugar fértil, cerca del arrollo, un sitio relajante para ir a aislarse del mundo… esto es maravilloso, sin embargo, es importante que verifiques que tan accesible es el sitio a la hora de recoger la cosecha: ¿puedes llegar en carro o te toca hacer varios recorridos cargando canastas de fruta a casa?

Planea lo que vas a cultivar

A grandes rasgos, la primera recomendación que te hacemos, es que vayas a los viveros de la zona y preguntes qué se da bien en tu región y qué no se da. Haz una lista de aquello que se da bien ahí y ordena las plantas; pon arriba las que más deseas cultivar y abajo las que menos.

Clasifica las plantas según su familia para evitar que tu cultivo sea un foco de plagas. Si no conoces la clasificación de las plantas, te recomendamos leas el siguiente artículo:

Clasificación de las plantas

Coloca en frente de cada planta el espacio a la rendonda que requiere para desarrollarse bien. En las siguientes columnas, anota la cantidad diaria de luz solar que requieren (total, parcial) y de agua.

Tamaño del huerto

Calcula el espacio total real que tienes destinado para tu huerto y plasma este espacio en un plano. Define los espacios que se van a utilizar como senderos y los que se van destinar a la siembra de hortalizas y frutales.

Define qué zonas sirven para cada planta según la cantidad de luz solar a la que estarán expuestas y los requerimientos del suelo.

Luego organiza en un plano a mano las plantas. Ten en cuenta la información que recopilaste anteriormente, para mezclar plantas de diferentes familias; aprovechar las zonas sombreadas, los requerimientos de agua. En este punto es trascendental aplicar todo tu conocimiento sobre alelopatía de las plantas; de esta manera, podrás poner cerca plantas acompañantes, repeler insectos naturalmente, etc. También ten en cuenta que algunas plantas crecerán y harán sombra sobre otras, planea si van a proteger a las matas del sol de la mañana o de la tarde. Generalmente se recomiendan sembrar los árboles al noreste, para que protejan del sol de la mañana.  

Finalmente, dibuja en el plano la ubicación de cada mata respetando el espacio que va a requerir para desarrollarse completamente y anota el tiempo en que vas a tener cosecha de cada una.

Tu tiempo

Ya teniendo todo el diseño listo, es hora de sentarse a pensar cuánto tiempo vas a dedicarle a la huerta. Esto es importante, porque la imaginación lo puede todo y el papel también puede con todo; pero en la vida real, el tiempo y los recursos financieros son limitados.

Si ya has tenido huertos antes, será fácil mirar el plano y decidir si puedes ampliar o mejor reduces el tamaño de tu huerto. Si esta es tu primera vez, te recomendamos que mantengas tu diseño y lo implementes por etapas. Primero siembra lo que más deseas cosechar y luego el resto. De esta manera, en la medida que afrontes cada tarea, te irás dando cuenta que tanto tiempo quieres dedicarle en realidad al huerto y si tus dos manos son suficientes para sacarlo adelante, si vas a contratar uno o varios ayudantes; o si prefieres achicar tu huerto.

Y quiero reincidir en este punto; un huerto pequeño bien cuidado puede ser una tarea divertida; pero un huerto con más plantas de las que puedes cuidar, se puede volver un dolor de cabeza. Y es me pasó una vez. Nos pasamos de una casa de ciudad con un jardín de 10 m2 y una casa periurbana con un jardín de casi 4.000 m2… y sembramos de todo… Pues era muuuuucho trabajo; no conocíamos muchas plagas porque sembramos de todo lo que nunca habíamos sembrado y fue una experiencia abrumante.

Paso a paso, todo es más grato.

¿Es bueno cultivar plantas híbridas?

Como nuestro caso es el de tener una huerta orgánica, la recomendación principal es tener plantas autóctonas; es decir, que sean nativas, de tu región. Estas plantas suelen ser las más fuertes contra las plagas de la zona y las que mejor se adaptan a tu medio ambiente.

Las híbridas, son apetecidas porque las venden diciendo que son de calidad mejorada y de mayor resistencia a las enfermedades; pero no siempre es así, pueda que te vaya bien o pueda que no tanto. Los vendedores garantizan muchas cosas… pero no te devolverán el dinero que invertiste en un cultivo que no llegó a ser la gran promesa que te hicieron. Siempre te echarán la culpa a ti o tus procesos, si algo sale mal.

Planea la rotación de cultivos

Toma el cuadro donde tienes recopilada toda la información de las plantas. Si estás en un lugar donde hay estaciones o temporadas definidas de lluvias; anota en que época es mejor sembrar cada mata; y anota en una columna adicional, qué planta va a reemplazar a cada una de las actuales. Esto te será muy útil cuando ya estés trabajando tu día a día en el huerto.

Recuerda lo que te decíamos en al artículo de la rotación de cultivos; es mejor no sembrar una misma planta en el mismo lugar en un periodo de 3 años; pues hay enfermedades que sobreviven en el suelo; y al volver a sembrar el mismo tipo de planta, estarías nutriendo esos virus, bacterias u hongos.

Evita las plantaciones sucesivas

Con el objetivo de evitar una rápida expansión de un hongo o bacterias, se recomienda no plantas muchas plantas del mismo tipo muy pegadas. Además, si es para tu propio consumo, es una mejor estrategia, planear que se vayan sembrado a intervalos de tiempo. Imaginemos que te fascina la lechuga, es mejor sembrar pocas con intervalos de semanas y repongas las matas; de manera que tengas cosecha todo el año.

Otra opción que tienes es por ejemplo sembrar granos como el fríjol y planear recolectar la cosecha para un par de meses. El fríjol es genial pues fija nitrógeno en el piso y puedes sembrarlo para reemplazar tu cosecha de lechuga. 

Planea una zona de compostaje

En una huerta orgánica el compostaje es absolutamente indispensable. Así que antes de comenzar a sembrar o a delimitar tus zonas, debes dejar un espacio para realizar compost o vermicompost.

En el caso de hacer compostaje en quintas, podrás requerir unos 4 metros cuadrados o más según el tamaño de la parcela.

En el caso de un jardín pequeño, puedes apilar un conjunto de canastas de tipo cervecero.

Reserva una zona para tener tus semilleros

Tal vez no lo hayas pensado, pero para mantener tu huerta productiva deberás germinar semillas continuamente para reemplazar los cultivos que cosechas cada mes.

Como bien sabes, los semilleros no requieren mucho espacio, pero sí unas condiciones ambientales específicas. Por ejemplo, si vives en una región fría, puede ser buena idea tener contemplado dentro del diseño del huerto, un invernadero portátil, algo pequeño, para germinar en él las semillas. De esta forma brindarás protección contra las bajas temperaturas. Esto es muy importante en lugares donde se presentan heladas. Aun más, si tu huerta es grande, tal vez puedas requerir un espacio generoso para tus almácigos.

Hay personas que prefieren producir sus propias semillas. En este caso se recomienda que separes los cultivos que tienes en proceso de crecimiento, los que vas a consumir; de los cultivos para producción de semillas.

¿Necesito producir semillas? ¿Incluyo una zona dentro del diseño del huerto?

La producción de semillas es un arte. Sin embargo, ten en cuenta que no es un requisito para cultivos pequeños, pero si es un ahorro importante para los agricultores; y tarde o temprano, se pueden lograr nuevas plantas genéticamente más fuertes.

Hay personas que prefieren comprar las semillas y otras producirlas en su huerta. Ten en cuenta que para producir semillas de calidad debes cultivar dichas plantas en un sustrato generoso en minerales y materia orgánica. ¿Por qué? Es muy simple. Si alimentaste bien a las plantas, te van a dar semillas de la mejor calidad; si la alimentaste mal, las semillas van a ser pobres, débiles y enfermizas.

Adicionalmente, te recomendamos si planeas producir semillas, que escojas las mejores plantas, aquellas que son resistentes a las enfermedades, a los cambios de clima, a las plagas, a los cambios de humedad, etc.

Esta zona debes cuidarla tanto como las demás zonas de tu huerto; por lo tanto, debes poder acceder a cada planta fácilmente, poder deshierbar, abonar e inspeccionar. Para las plantas destinada a la producción de semillas desyerbar es muy importante; recuerda que las malezas son plantas que entran a competir por los nutrientes del suelo y éstas, están robándole nutrientes a tus plantas.

Para la producción y germinación de semillas, se recomienda que tengas un suelo compuesto mitad tierra y mitad compost. Sin embargo, cada planta tiene su particularidad; hay unas que se dan mejor en suelos arenosos, otras donde será indispensable adicionar cascarilla de arroz, café, cortezas de árbol u otros elementos. Esto se hablará de manera específica para cada planta.

Almacenamiento de las semillas

Sea que produzcas o compres semillas; es importante que designes un espacio para su almacenamiento. Ten en cuenta que vas a requerir una estrategia para organizarlas para que las encuentres fácilmente. También debes contar con recipientes herméticos para guardarlas, de esta forma evitar que las semillas que te sobren queden en contacto con la humedad o al alcance de roedores u otros animales que se alimentan de ellas.

Diseño de huertos: áreas transitables

Las áreas transitables tienen una característica común para todos estos espacios y es que para trabajar cómodamente en tu huerta requieres un espacio mínimo de 50 centímetros de ancho para poder desplazarte en medio de tus plantas. Claro, debes tener presente que este espacio es libre; es decir, que no vas a sembrar matas en el perímetro de los 50 cms; pues estas invadirían en poco tiempo el camino con ramas u hojas. Por lo tanto, al sembrar, debes planear cuántos centímetros o metros a la redonda, va a requerir cada planta para evitar que compitan por alimento, luz o agua, con las otras matas de tu huerto.

Diseño de huertos: zonas de cultivo

Si siembras árboles, es bueno preguntar antes cuántos metros a la redonda requieren de espacio para permitir el crecimiento de las raíces. En general, las raíces llegan a la misma distancia a la que llega el follaje, pero hay excepciones. Si no respetas este espacio, puedes tener un hermoso árbol que va creciendo de maravilla y luego, de pronto se atrofia.

La idea es definir en promedio cuánto espacio vas a destinar a cada planta, cómo las vas a combinar y hacer en una hoja, un borrador del diseño del huerto.

Cómo distribuir el terreno en espacios abiertos

En el caso de tener un terreno al aire libre, el diseño es sencillo. Si el terreno es plano, lo recomendable es construir cajoneras de tierra de máximo 1,2 metros de ancho por el largo que desees y dejar a ambos lados del cajón una zona transitable de 50 cms. ¿Por qué? El ancho de la cajonera es para que puedas hacer mantenimiento a tus plantas sin necesidad de pisar el terreno, esto hará que la tierra permanezca suelta, te permite desyerbar sin esfuerzo y hará que las plantas crezcan más rápido. Los 50 cms a cada lado, son el espacio mínimo requerido para que puedas trabajar con comodidad.

Terrenos planos

Si el espacio con el que cuentas es pequeño, puedes hacer un buen huerto en una sola cajonera, o dejar un peatonal central y por los bordes contra las paredes, cajones de 6O cms.

Además, si te encuentras en un terreno plano donde sopla el viento, recuerda hacer una barrera de protección contra la erosión.

Terrenos inclinados (laderas)

Por el contrario, si estás en una ladera, entonces entonces puedes crear terrazas o sembrar directo en la tierra manteniendo la pendiente. Ten en cuenta que sembrar en ladera es más costoso; sin embargo, es un método muy utilizado pues hay terrenos donde simplemente no hay otra opción.

En caso de sembrar en terraza o en la tierra es muy, pero muy importante, que planees por dónde va a bajar el agua lluvia para evitar la erosión; también planificar respetar las distancias entre senderos, pues con tu brazo alcanzas a desyerbar una distancia de 6O centímetros desde el sendero. Para profundizar sobre este tema, te recomendamos que leas todas las recomendaciones sobre protección contra la erosión para laderas.

En el caso de querer terrazas, debes construir primero éstas y luego los zurcos para el agua. Los zurcos se suelen cubrir con piedras para evitar la erosión. El ancho de la terraza varía dependiendo de la pendiente, entre más fuerte sea ésta, más angosta será la terraza. El diseño de la terraza también depende de las necesidades de las plantas que vas a cultivar. Por ejemplo, si deseas plantas que requieren mucha agua, tal vez debes planear una terraza represa, que retenga un poco el agua; hay terrazas de contorno, en las cuales la terraza va según la curva de nivel, la cual es usual en terrenos con poca pendiente. Sin embargo, te sugerimos asesorarte de una persona con experiencia en construcción de terrazas.

Acerca de las curvas de nivel

¿Cómo averiguo cuál es la curva de nivel? Utilizando la gravedad. Hay unas mangueras transparentes, delgaditas, que usan en construcción para esto. La llenas un 90% de agua. El agua, por gravedad, hará que el nivel superior del agua, en ambos extremos de la manguera, estén a la misma altura sobre el nivel del mar. Todos los puntos imaginarios que están a la misma altura sobre el nivel del mar, en un terreno, se llaman curva de nivel.

Recomendación al usar la manguera: llena la manguera procurando que no se formen burbujas de aire, o dale golpecitos para que el aire salga antes de usarla. Si la vas a usar por varios días, mantenla llena de agua.

Planear el lugar para almacenamiento de herramienta, abonos, semillas, macetas y otros.

La herramienta es un tema bastante extenso y difiere mucho de si tienes un huerto pequeñito a uno grande tipo casa quinta. De todas maneras lo mejor que puedes hacer es una lista de lo que crees que requieres e ir a una tienda y preguntar qué te aconsejan comprar. Luego analiza pros y contras de cada herramienta y verifica si tienes un lugar adecuado para almacenarla. También recuerda que vas a requerir un lugar para almacenar las semillas, abonos (por ejemplo si decides comprar humus de lombríz u otros), etc.

Una vez tengas todas esta información definida, es hora de comenzar a diseñar los espacios. Recuerda mirar cada uno de los puntos aquí nombrados, la sección de prevención de la erosión para los terrenos al aire libre, de alelopatía, clasificación de los cultivos, familias hortícolas y hacer una lista de chequeo. Nosotros te vamos a dar una idea básica de distribución, pero con la información que ya recopilaste, el diseño del huerto será un tema de creatividad e ingenio solamente tuyos.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Qué cultivar y lista de plantas con base en la clasificación de los cultivos

Clasificacion de los cultivos

Para definir qué vas a cultivar es importante que tengas en cuenta tus gustos y que utilices esta guía de tipos de cultivos o clasificación de los cultivos (según la altura sobre el nivel del mar), según la estación (para países en los trópicos de cáncer y capricornio) y finalmente según sus requerimientos hídricos (secanos y de regadío); para realizar una mejor elección.

Elección de plantas a cultivar

Este paso es indispensable en la planificación de un huerto. Lo que te recomiendo que hagas primero es una lista de las frutas y verduras que tu consumes. Te propongo que hagas una lista de los productos que consumen en tu familia al mes y en qué cantidad, como por ejemplo:

  • Fresas (frutillas) = 1 libra
  • Lechuga = 2 unidades
  • Uva = libra
  • Espinaca = 2 matas
  • Pepino cohombro = 4 unidades
  • Piña = 2 unidades
  • Mango = 12 unidades
  • Arándanos = 1 libra
  • Cilantro = 1 atado
  • Ajo = 2 unidades
  • Ají = 4 unidades
  • Moras = 1 libra
  • Menta = 1 rama

En segundo lugar, es importante que analices cuánto espacio tienes y si éste es muy reducido, como en el caso de un balcón; es importante que selecciones teniendo en cuenta dos aspectos: el primero, son las plantas que te emocionaría tener en la huerta; y el segundo, son las que son importantes cultivar pues las del supermercado vienen con muchos agroquímicos.

Un ejemplo personal es la fresa. A mí me encanta, pero la que compro en el supermercado es muy ácida ya que la cosechan verde y aunque luce madura, tiene mal sabor. El segundo es la lechuga, no me gusta tanto como la fresa pero es importante para tener una alimentación equilibrada; además, escuché reportajes donde muestran que muchas veces la riegan con agua contaminada;es por ello que dejé de consumirla.

¿Cómo es el clima donde vas a ubicar la huerta orgánica?

Este tema es importante, ¿tienes estaciones?, ¿llueve mucho o no llueve?, ¿vives sobre el nivel del mar o en la montaña?, ¿cuál es la temperatura real promedio del lugar? Esta temperatura debes medirla con un termómetro pues las cifras oficiales de las ciudades han cambiado mucho debido al incremento de la temperatura del planeta, productos que en mi país se sembraban a los 1500 msnm ahora se cultivan a los 1.700 msnm y se dan de maravilla.

Es importante conocer las características climáticas de la zona donde ubicarás el huerto, verificar la calidad del suelo y tus recursos hídricos.

Clasificación de los cultivos según altura sobre el nivel del mar, para países ecuatoriales

He aquí unos ejemplos de alimentos que puedes cultivar según la altura en países meridionales. En la planificación de un huerto hay que tener en cuenta que pueden haber especies de plantas que se adaptan mejor a tu zona, es decir hay variedades de fresa que se adaptan mejor al frío que otras o a los cambios de estaciones. Estos datos puedes consultarlo en los viveros locales:

Cultivos hortícolas orgánicos entre 0 – 400 msnm

Los siguientes son los tipos de cultivos clasificados para sembrar al nivel del mar.

Aguacate lorena, limonaria, toronjil, cidrón, mejorana, arroz, banano, berenjena, borojó, cacao, caña de azúcar, caña panelera, cebolla cabezona, limón, tangelo, mandarina, valencia, chontaduro, fríjol, guanábana, guayaba, heliconia, lechuga, maíz, mango, maracuyá, melón, papa china, papaya, perejil, plátano, sorgo, soya, tabaco, uva, yuca, zapallo, zapote.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 400 – 800 msnm

A continuación aparece un listado de hortalizas que podrás cultivar en una huerta a esta altura sobre el nivel del mar:

Aguacate lorena, aguacate hass, arroz, cebolla cabezona, ají, limonaria, toronjil, cidrón, mejorana, banano, berenjena, borojó, cacao, caña de azúcar, caña panelera, limón, tangelo, mandarina, valencia, chontaduro, fríjol, heliconia, guanábana, guayaba, lechuga, maíz, mango, maracuyá, melón, papaya, pepino cohombro, perejil, piña, plátano, sorgo, soya, tabaco, tomate, uva, yuca, zapallo, zapote.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 800 – 1200 msnm

Los siguientes son los tipos de cultivos que podrías tener para esta altura:

Aguacate lorena, aguacate hass,  toronjil, cidrón, arroz, cebolla cabezona, badea, banano, berenjena, breva, ají,  manzanilla, limonaria, cilantro, caléndula, mejorana, cacao, caña de azúcar, caña panelera, cilantro, limón, tangelo, mandarina, valencia, chontaduro, fríjol, girasol, guanábana, guayaba, habichuela, heliconia, lechuga, macadamia, maíz, mango, maracuyá, melón, morera, papaya, pepino cohombro, perejil, pimentón, piña, pitaya, plátano, sorgo, soya, tabaco, tomate, uva, yuca, zapallo, zapote.

cultivos horticolas frutales

Cultivos hortícolas orgánicos entre 1200 – 1600 msnm

Listado de hortalizas que puedes sembrar:

Aguacate hass, ají, ajo, manzanilla, limonaria, albahaca, hierbabuena, cilantro, limoncillo, cidrón, cardamomo, tomillo, caléndula, menta, mejorana, perejil, romero, orégano, arroz, badea, banano, breva, café, caña de azúcar, caña panelera, cebolla cabezona, cebolla de rama (larga), cilantro, ciruelo, tangelo, mandarina, valencia, coco, chontaduro, fríjol, girasol, guanábana, guayaba, habichuela, heliconia, lechuga, macadamia, maíz, manzana, mora, morera, papaya, pepino cohombro, perejil, pimentón, pitaya, plátano, sorgo, soya, tabaco, té, tomate, uva, yuca, zapallo, zapote.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 1600 – 2000 msnm

Posibles frutas, verduras y plantas medicinales que puedes utilizar a esta altura:

Aguacate hass, aguacate fuerte y naval, cidrón, coco, ajo, manzanilla,  albahaca, hierbabuena, arveja, cilantro, menta, caléndula, mejorana, romero, orégano,arracacha, breva, café, caña de azúcar, cebolla cabezona, cebolla de rama (larga), ciruelo, chontaduro, curuba, fresa, fríjol, girasol, guanábana, guayaba, granadilla, habichuela, heliconia, lechuga, lulo, maíz, manzana, mora, papa, perejil, pimentón, plátano, rábano, repollo, soya, tabaco, té, tomate, tomate de árbol, uva, yuca, zapallo, espinaca, arándanos.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 2000 – 2400 msnm

Los siguientes son los tipos de cultivos clasificados para sembrar a esta altura:

Aguacate fuerte y naval, cebolla cabezona,  curuba, ajo, manzanilla, albahaca, hierbabuena, menta, cebolla de rama (larga), fresa, fríjol, guanábana, granadilla, haba, habichuela, lechuga, lulo, maíz, manzana, mora, papa, perejil, rábano, remolacha, repollo, té, trigo, tomate, tomate de árbol, yuca, zanahoria, arándanos, caléndula, romero,  arveja, arracacha, orégano.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 2400 – 2800 msnm

Tipos de cultivos adecuados:

Ajo, manzanilla,  albahaca,  hierbabuena,  menta,  orégano, arracacha, cebolla  cabezona, cebolla de rama (larga), fresa, fríjol, haba, habichuela, lechuga, maíz, mora, manzana, papa, perejil, rábano, remolacha, repollo, té, trigo, uchuva, yuca, zanahoria, espinaca, agraz, arándanos.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 2800 – 3200 msnm

Esta zona empiezan a haber restricciones por el frío:

Ajo, orégano, arracacha, cebolla cabezona, cebolla de rama (larga), fríjol, haba, maíz, papa, perejil, trigo, uchuva, agraz, arándanos.

Cultivos hortícolas orgánicos entre 3200- 3600 msnm

Estos son los productos recomendados para ser sembrados:

Fríjol, papa, perejil, uchuva, agra, arándanos, palma de cera.

cultivos horticolas organicos segun altura

Cultivos hortícolas orgánicos entre 3600 – 4000 msnm

Aún a esta altura puedes hacer una huerta orgánica. Si construyes un invernadero, tu surtido puede mejorar bastante:

Fríjol, papa, perejil, canola, palma de cera.

De todas maneras queremos que tengas en cuenta que la clasificación de los cultivos no es una ley inviolable. Hay agricultores profesionales que crean microclimas en sus parcelas para generar cultivos que «no son adecuados para el lugar». Por ejemplo, si tu siembras fresas dentro de un invernadero, puedes controlar mejor la temperatura a la que van a estar las fresas, si le pones paja sobre la tierra, incrementará la temperatura del terreno y de esta manera podrás tener un cultivo de fresas a una mayor altura sobre el nivel del mar. Igualmente, a través de sombras y poco sol, puedes cultivar productos que sean para terrenos más altos. Este ya es un tema de ingenio, pero te lo comentamos para que sepas que si deseas cultivar algo en donde vives, todo se puede con algo de ingenio.

Si quieres planear los espacios, continúa en diseño de los espacios del huerto.

Clasificación de los cultivos según la estación del año, para países de los trópicos de cáncer y de capricornio

En este caso hablaremos de lo que se llama un calendario de siembra estacional, pues según la estación del año seleccionaremos las hortalizas a sembrar.

El trópico de capricornio, hemisferio sur

El calendario de siembra, también conocido como calendario de cultivos, es una herramienta que contiene información sobre periodos de siembra y cosecha de cultivos adaptados a condiciones locales. Recuerda que vamos a dar conceptos generales y tu los adaptas a tu región.

Cada lugar es diferente, pues aspectos como el viento, la intensidad solar, la humedad relativa y otros factores, hacen que se generen microclimas en el sector. Esto puede hacer que a pesar de estar en una misma latitud y altura, tus terrenos sean ideales para los cultivos de otra latitud o altura.

Esta clasificación de los cultivos te sirve para planear los periodos de siembra de cada producto a lo largo del año. A continuación vamos a dar los periodos de siembra para Chile y Argentina que se encuentran en el trópico de capricornio (hemisferio sur); si tu estás en el hemisferio norte puedes guiarte por la estación del año.

Calendario de siembra para invierno (junio – septiembre)

Avena, cebada, centeno, trigo, canola (colza), pimiento morrón (pimentón), sandía (patilla), tomate, lechuga, berenjena, espinaca, batata (boniato, papa).

Calendario de siembra para primavera (septiembre – diciembre)

Arroz, mijo, sorgo, maíz, maní, soja (soya), algodón, girasol, garbanzo, lenteja, poroto negro (fríjol negro), poroto blanco (fríjol blanco), arveja, acelga, remolacha, repollo, sandía (patilla), melón, zapallo, zapallito de tronco, tomate, zanahoria, chaucha (arveja), maíz dulce (choclo), yuca (mandioca), papa.

Calendario de siembra para verano (diciembre – marzo)

Girasol, ajo, remolacha, repollo, pimiento morrón (pimentón), zapallito de tronco, zanahoria, frutilla (fresa), lechuga. tomate, berenjena, maíz dulce (choclo).

Calendario de siembra para otoño (marzo – junio)

Trigo, cártamo (alazor), haba, cebolla, ajo, zanahoria, frutilla (fresa), lechuga, espinaca.

Clasificación de los cultivos según sus requerimientos hídricos

Cultivos de secano

Trigo, cultivo de secano

Los cultivos de secano se conocen también como cultivos de rulo o cultivos temporales; es decir, cultivos donde el ser humano no tiene que preocuparse por suministrar agua de riego, pues estos cultivos requieren únicamente un poco de agua lluvia. Estos sontípicos zonas áridas donde la precipitación suele estar por debajo de los 500 mm anuales. Dentro de esta clasificación encontramos:

Avena, cebada, mijo, centeno, sorgo, trigo, maíz, maní, canola (colza), cártamo (alazor), soja (soya), algodón, girasol, garbanzo, poroto negro (fríjol negro), poroto blanco (fríjol blanco), arveja, haba, ajo, maíz dulce (choclo), yuca (mandioca).

Cultivos de regadío

Cultivo de regadío

Opuesto al sistema anterior, es el tipo de cultivo donde se suele instalar un tipo de infraestructura de riego para incrementar la productividad Cldel mismo, sea a través de canales, acequias, goteo, aspersión u otros.

Arroz (inundación), maíz, soja (soya), algodón, garbanzo, lenteja, poroto negro (fríjol negro), poroto blanco (fríjol blanco), arveja, cebolla, ajo, acelga, remolacha, repollo, pimiento morrón (pimentón), sandía (patilla), melón, zapallo, zapallito de tronco, zanahoria, frutilla (fresa), lechuga, tomate, chaucha (arveja), berenjena, espinaca, maíz dulce (choclo), batata (boniato, papa).

Clasificación de los cultivos en orgánicos versus tradicionales

Esta clasificación está basada un poco más en la salud de quienes cultivan y quienes consumen los productos finales. Para leer más sobre este tema haz click en el siguiente enlace: ¿qué es un huerto y qué es un huerto orgánico?

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Riesgo de erosión en huertas al aire libre

como afecta la erosion al huerto

¿En el terreno que tienes destinado para tu huerta hay riesgo de erosión? ¿Cómo prevenir la erosión usando métodos naturales?

¿Hay riesgo de erosión en el lugar destinado para la huerta o chacra?

En este caso lo primero que debes decidir es si prefieres cultivar directo sobre el terreno, si prefieres hacer una cajón sobre la tierra o si prefieres, puedes hacerlo en macetas. ¿Por qué hacer cajones? Muy simple, para que la tierra se mantenga suelta, pues la tierra endurecida disminuye la productividad.

Por supuesto elegir sistemas de cajoneras o sembrar en el piso depende en parte de lo que vayas a cultivar. En el caso de los árboles frutales, es preferible que vayan en el piso, para que sus raíces crezcan y se expandan; pero si dispones de poco terreno, o éste tiene pavimento (el caso de una escuela), puedes usar cajones de madera, bambú, piedra o también materas de barro, canastas, envases de plástico. Si tu presupuesto es muy bajo, puedes usar bolsas negras gruesas con huecos por debajo, tal como lo hacen en los viveros.

Ahora, si tu terreno tiene inclinación, tienes que pensar cómo vas a manejar el agua lluvia y el viento ¿por qué?

¿Cómo prevenir la erosión en tu huerta?

arbustos y arboles protegen del viento la casa y cultivos

En general, el suelo tiene tres capas: la de humus, la de tierra negra y la de tierra amarilla. La parte que más necesitan tus plantas es su capa oscura, o de tierra negra; la cual se requiere muchos años para crearse. Esta capa es muy rica en nutrientes aprovechables por las matas y tiene un ecosistema de pequeños bichos y microorganismos, que transforman la materia en descomposición en nutrientes absorbibles por las plantas. Esta capa suele tener unos 30 cms de espesor, pero esto puede ser mayor o mucho menor según el uso dado a dicho terreno en los últimos siglos.

Debajo de la capa de suelo suele haber una franja de color café claro o amarillento llamada subsuelo; como suele ser una capa muy ácida para la mayor parte de las matas, se convierte en una barrera que no les permite alimentarse ni crecer. En las zonas boscosas, encima de la tierra; suele haber una capa de humus, es decir, una franja de restos de materia orgánica que se está descomponiendo; pero que gracias a su microecosistema, se convertirá pronto en tierra. Sin embargo, en terrenos periurbanos, esta capa suele haber sido reemplazada por pasto o grama.

proteccion degradacion estratos suelo

Lo que tienes que tener en cuenta, es que en los terrenos inclinados es donde se pierde con mayor facilidad las franjas del suelo y el subsuelo, por la erosión causada principalmente por la lluvia y el viento. Ten en cuenta que también las limpiezas, caminar sobre la tierra y cultivar inadecuadamente, puede generar erosión.

Para evitar la erosión en tu huerto debes realizar 2 tareas:

1. Cubrir el suelo con una capa de restos de hierba seca, también puedes usar paja u hojas secas. Esto no solo previene que la lluvia arrastre las primeras capas de tierra; sino que también evita que crezcan malezas que roban a tus plantas los nutrientes del suelo. También impide que la tierra, sus nutrientes, su humedad y que los fertilizantes orgánicos que apliques, queden atrapados entre las suelas de tus botas y la vayas sacando poco a poco de tu huerto.

2.Cercas vivas: consiste en sembrar plantas horizontalmente, es decir, manteniendo la curva de nivel a lo largo de la pendiente del terreno; que impidan que el agua de la lluvia corra a través del suelo, llevándose estas capas superiores cuesta abajo. También debes hacer caminos por donde transitarás y de paso, por donde bajará el agua, pero estos últimos los debes cubrir con capas de madera, grama (pasto) o de bambú; de lo contrario, los escalones que hagan en el suelo desaparecerán y se puede formar a largo plazo un daño mayor.

Evitar la erosión en una ladera

A continuación te mostramos unas imágenes de cómo podrías construirlo y que plantas usar para ello, la distancia entre cercas depende mucho de la pendiente que manejes, entre menos sea puedes manejar distancias mayores:

distancia entre siembra de arboles de barrera protectora

Como cerca viva puedes por ejemplo utilizar las siguientes plantas:

En la costa: piña y yuca

En la montaña: mora, churriposa

Árboles: pino, ciprés, aliso, sesbania, limoncillo

Se recomienda sembrar diferentes tipos de árboles para que la diversidad de raíces se mezclen y agarren mejor el suelo. Pero ten en cuenta también la variedad del árbol que usas, pues si da mucha sombra te va a afectar el cultivo. Si son árboles muy frondosos es mejor que los siembres a distancias de 12 metros para que permitas que le llegue sol al cultivo. La ventaja de los árboles es que tienen tantas raíces,  agarradas al piso, que son excelentes para evitar derrumbes. Recuerda que la hojarasca ayuda a mitigar el impacto de las gotas de lluvia, que son las que desmoronan el suelo provocando la erosión.

Canaliza el agua por acequias a base de cemento y suelos.

Canalizacion del agua en laderas

Maneja también cultivos de cobertura noble, como por ejemplo:

Costa: camote, calabaza, pepino, melón.

Montaña: badea, espinaca y camote.

Las terrazas son geniales para incrementar el área cultivable en huertas que están ubicadas en terrenos con pendientes. Lo más importante es impedir que la tierra pierda fuerza e incremente su pendiente; y para ello vamos a sembrar una combinación de pastos; plantas regeneradoras del suelo como por ejemplo el maní forrajero, que también embellece y fija nitrógeno en el terreno; y cercas vivas. De no hacerlo, corres el riesgo de que las terrazas que has construido, se deslicen un poco o se derrumben cuesta abajo provocando erosión. Para construir una terraza, la debes mantener horizontal o a nivel; esto significa técnicamente que cualquier área de una misma terraza debe estar a la misma altura sobre el nivel del mar; además, debes reforzar los bordes con paredes o taludes. Las terrazas requieren construirse con ciertas técnicas, si no tienes experiencia apóyate en otras personas.

Evitar la erosión en terrenos planos

Cortina rompevientos, barrera rompevientos, cerca viva o seto vivo:

Se trata de sembrar una fila de árboles o arbustos que se siembran para formar una barrera alta y densa, opuesta a la dirección predominante del viento. El objetivo es bajar la velocidad el viento para prevenir la erosión del suelo, conservar la humedad, mantener en una zona un microclima estable, proteger del exterior y embellecer la parcela o lote. La FAO informó que los porcentajes de reducción de la velocidad del viento son de 60 a 80% en la zona cercana a la cerca viva, hasta 4 veces la altura de la misma, y de 20% a distancias 20 veces la altura del seto vivo.

Cantidad de hileras de árboles requeridas para la cortina rompevientos:

1. Una sola linea de árboles o de plantas de altura media; es ideal. Eso sí, las matas que elijas deben tener suficiente raíces largas, fuertes y bien ancladas; para que puedan resistir la fuerza de que genera el viento; especialmente en temporadas de viento. La densidad de los árboles debe ser moderada, no deben estar muy cerca, para que enraícen bien y no compitan por el agua y los nutrientes; pero tampoco lejos, para que formen una barrera resistente. La distancia de siembra dependerá del tipo de árbol o arbusto que elijas.
2. Se suelen sembrar dos o más filas de árboles; cuando la calidad del suelo no permita que enraícen lo adecuadamente; y en este caso se pueden intercalar de forma triangular. Esto también se hace cuando se requiere una barrera muy espesa, pues el cultivo es definitivamente muy sensible al viento o debido a otros factores.
3. Si además de lo anterior, el propietario del terreno quiere controlar más vientos, dado que está en un terreno con fuertes corrientes de aire o desea mantener un hábitat especial para un cierto tipo de vida silvestre; entonces puede sembrar tres o más líneas de árboles; lo cual funcionará como una extraordinaria línea rompevientos, pero también como un nuevo microecosistema, que brindará protección a muchos animalitos.

estrategia de proteccion contra las fuertes brisas
Cortina rompevientos de una sola hilera de árboles

Vídeo con una breve explicación de la vida en los suelos y la erosión; para los pequeños

Introduce a los niños sobre la vida en que hay bajo la tierra y sobre la erosión, por medio de esta caricatura.

Más artículos que te ayudarán a planificar tu huerta orgánica

Haz clic en el tema de tu interés.



Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Familia hortícola: reconóce las familias y planea la rotación de cultivos

familias horticolas frijol, judia, legumbre planeacion rotacion de cultivos

Conocer la familia hortícola de cada planta te sirve para definir como intercalar cultivos, mantener tu suelo, evitar plagas y cómo distribuir adecuadamente el espacio de tu huerta.

Ahora que ya sabes qué te gusta consumir con frecuencia y que se produce en el lugar donde vas a instalar la huerta, es hora de hacer una lista de las plantas que vas a sembrar y la cantidad de cada una de ellas. Antes que nada, te recomendamos que hables con vecinos o personas de los viveros de las zonas, para conocer si en la zona se presentan heladas, periodos de lluvia, granizo, inundaciones, sequías, vientos fuertes u otro factor climático inusual. Luego pregunta qué se cultiva en cada temporada o estación del año… y con base en estos datos has un cuadro donde especifiques qué vas a sembrar en cada periodo.

Si tienes poco espacio, te recomendamos sembrar hortalizas como la zanahoria y las hortalizas de hoja; esto es importante, pues hay plantas como la papa, el zapallo y el poroto que requieren mucho espacio.

Una sugerencia que consideramos importante para quienes van a sembrar por primera vez, es que arranquen sembrando hortalizas de fácil cultivo; por ejemplo: la zanahoria, acelga, lechuga y zapallos italianos son fáciles de cultivar.

Otro factor importante es la rotación de cultivos. Por suerte, los cultivos se clasifican por familias; la importancia de esto radica en que las plantas de la misma familia suelen alimentarse de los mismos nutrientes del suelo, o sea que los agotan; adicionalmente, suelen atraer el mismo tipo de plagas y de enfermedades. Por lo tanto, se recomienda que con el tiempo hagas un plan de rotación de cultivos y que cada vez siembres uno de una familia distinta.

¿A qué llamamos familias hortícolas o agrícolas?

La familias hacen referencia a la clasificación científica que los taxónomos usan para agrupar las diferentes especies de vegetales. A continuación listaremos algunas de familias agrícolas:

Familia hortícola de las leguminosas o Fabáceas:

Arveja, guisante, alfalfa, habas, porotos, arveja (guisante), judías (fríjol), altramuz (chocho, lupín blanco), garbanzo, lenteja, soja. Haz clic sobre la imagen para profundizar más sobre esta familia hortícola.

Familias horticolas
Los garbanzos pertenecen a la familia de las Fabaceas

Familia hortícola de las solanáceas:

Papa (patata blanca, roja, amarilla y de piel azul), berenjena, tomate, pimiento (ají, pimentón o páprika, pimienta de cayena), las bayas de Goji, ginseg, alquequenje (hierba mora o uchuva).

Los tomates y pimientos hacen parte de la familia de las solanáceas.

Familia hortícola de las Curcubitáceas: 

Zapallo, pepino cohombro, melón, sandía (patilla), calabaza, calabacín.

Sandía, patilla y zapallo pertenecen a la familia hortícola de las Curcubitáceas.

Familia hortícola de las Quenopodioideas:

Acelga, espinaca, remolacha (betarraga), quinoa.

Familia de las  Quenopodioideas

Familia hortícola de las Umbelíferas:

Cilantro, perejil, zanahoria, hinojo, chirivía, comino, anís, alcaravea, angélica, apio.

Familia hortícola de las Rosáceas:

Frutillas (fresas), rosas, manzanas, zarzamoras, ciruelos, albaricoques, almendros, frambuesa.

Familia hortícola de las Liliáceas:

Ajo, cebolla roja, cebolla blanca, cebollín, puerro, espárrago, sello de Salomón, chalotes, cebolla larga (variedad de puerro).

Los ajos pertenecen a la familia de las Liliáceas

Familia hortícola de las Brasicáceas o Crucíferas:

Berro, rábano, rúgula (rúcula), repollo, col de Milán (repollo crespo), repollo morado, nabo, col de Bruselas (repollo blanco), coliflor, brócoli, col china

La coliflor y el repollo morado pertenecen al la familia hortícola de las Brasicáceas o Crucíferas

Familia hortícola de las Compositae o  compuestas:

Lechuga, girasol, alcachofa, endivia, escarola, caléndula, estragón, manzanilla, achicoria, alcaucil.

Familia hortícola de las Compositae o  compuestas

Familia hortícola de las Gramíneas:

Esta familia no suele ser sembrada en huertos pequeños, pero hay productos que puede ser interesante que tengas.

Maíz dulce, avena, cebada, trigo, arroz, centeno

Familia hortícola de las Gramíneas

¿Qué es una siembra escalonada?

Es simplemente planear un calendario de siembra de una planta tras otra. Por ejemplo, cada 30 días puedes sembrar lechuga, acelga y rabanito. De esta manera tendrás asegurado tu consumo de verduras frescas continuamente.

Finalmente, cuando tengas definido tu calendario de cultivo, podrás comenzar a diseñar la ubicación de las plantas dentro de tu huerta.

Otros temas relacionados con las familias hortícolas

Haz clic sobre el enlace de tu interés.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

¿Es importante construir una compostera o una vermicompostera en tu huerta?

En esta sección hablaremos de: la importancia del compostaje y el manejo de los desechos en el huerto orgánico.

¿Es importante el compostaje en la planificación de un huerto orgánico?

Nosotros consideramos que es esencial tener una compostera y por eso queremos que la tengas en cuenta en la planificación de tu huerto. El compostaje es el proceso mediante el cual conviertes los residuos orgánicos de tu parcela en alimento para las plantas. Esto tiene las siguientes implicaciones:

  1. Cuando no quieres darles manejo a los residuos orgánicos debes pagar para que un camión de basura se los lleve; este no es un costo pequeño pues los pastos y las hojas ocupan un gran volumen al ser empacado en bolsas; además, probablemente esos residuos van a ser mal manejados y se convertirán en contaminación ambiental.
  2. Hay personas que deciden quemar los desechos orgánicos, pero ten en cuenta que siempre existe el riesgo de que se forme un incendio, sea por factores externos como vientos inesperados que propagan las llamas o por un descuido momentáneo durante una quema. Además, ambientalmente no es una técnica aceptable, pues entre sus desechos tóxicos, generan gases de invernadero, dioxinas (cuando las hojas han absorbido plaguicidas), etc.
  3. Si eliminas tus residuos orgánicos tendrás que comprar compost fabricado por otros agricultores para abonar continuamente tu huerta, esto es un sobrecosto innecesario.

Hay personas que le tienen miedo al compostaje, pues creen que esto genera malos olores, además de que atraen insectos y roedores, pero el compostaje aerobio huele a tierra. Realmente es el proceso de pudrición, que es algo totalmente diferente, el que genera malos olores y problemas de plagas.

¿Puedo darle manejo a mis desechos orgánicos si vivo en una casa o apartamento pequeño?

En la mayoría de los casos sí puedes. Personalmente te comento que vivo en un departamento de 90 metros cuadrados y tengo un balcón de 8 metros cuadrados, que es el espacio destinado para mi huerta. Allí construí una vermicompostera vertical para poder manejar parte de los residuos orgánicos de mi cocina. ¿Por qué te digo que parte? Porque nosotros consumimos gran cantidad de frutas y verduras por lo que las lombrices para las que tengo espacio, no alcanzan a comer tanto en tan poco tiempo.

Pero lo que hay que rescatar es que produzco el alimento para mi pequeña huerta y además ayudo lo más que puedo a disminuir la contaminación ambiental. Más adelante, construiré una sección exclusiva sobre vermicompostaje.

Otros temas relacionados con los abonos orgánicos

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

¿Cómo integrar a la familia en el proyecto del huerto casero?

En esta sección te vamos a hablar sobre: ideas sobre cómo integrar a los hijos en el proceso de planificación de un huerto. Nosotros te vamos a ayudar proporcionándote algunas ideas sobre las actividades que pueden hacer tus hijos y pareja.

¿Puedo integrar a los hijos en el proyecto de mi huerta?

Como en todo proyecto, el ideal es que toda la familia colabore. Puedes empezar coordinando con tu pareja las tareas asignadas a los hijos más pequeños, según sus habilidades. Nosotros te damos ideas, pero tú los conoces mejor que nadie.

Participar el la construcción y mantenimiento de una huerta es una oportunidad invaluable de aprendizaje, ya que su comprensión de lo que es una semilla, cómo esta crece, cuales son las partes de la planta, etc., toma otras dimensiones cuando ellos participan en el cultivo. Esta experiencia, además, los hace sentirse valiosos pues les permite darse cuenta de que ellos también pueden sembrar, cosechar y hacer cosas útiles que antes podrían parecer solo de adultos; adicionalmente, reconocerás en los más pequeños la alegría que les da saber que ellos fueron quienes cultivaron las frutas que la familia consume.

El proyecto de tu huerto es una oportunidad para compartir, sobre todo en estos tiempos en que el Internet, la televisión y los vídeo juegos nos han aislado a todos los miembros de la familia.

Finalmente, te comento que descubrirás que es una excelente herramienta para disminuir la ansiedad y el estrés de todos los miembros de la familia; y puede que te suene atípico, pero hoy en día, incluso los niños, manejan altos niveles de estrés por el ritmo de vida acelerado en que vivimos.

He aquí unas ideas de tareas que puedes delegar a los niños en la huerta:

Cómo integrar a los hijos mayores de 2 años a la huerta:

Cómo integrar a los hijos que caminan a la huerta
Actividad de niño pequeño en la huerta

Niño pequeño ayudando a trasplantar en el huerto casero.

  • Adoran ayudar a sacar piedras.
  • Enséñale a distinguir 1 tipo de maleza; puedes empezar explicándole como identificar el pasto y luego explícale cómo debe sacarlo de la maceta o cajonera.
  • Pueden ayudarte a pasar con una pala, la tierra comprada (que generalmente viene empacada en bultos) a la maceta. Esta actividad les ayuda con la coordinación motriz y les fascina.
  • Retirar las hojas secas (debes mostrarle la diferencia entre una hoja seca y una viva).
  • Recoger la cosecha.
  • Ayudar a trasplantar las semillas germinadas.

Este vídeo es un excelente ejemplo de cuanto les gustan estas labores a los niños.

Cómo integrar a los hijos mayores de 6 años a la huerta:

Además de las tareas anteriores tus niños de 6 años pueden:

Cómo integrar a los hijos de más de 6 años
Niña cosechando manzana Royal

Niña de 9 años ayudando a recolectar la cosecha de manzana Royal.

  • Pueden ayudar a sembrar las semillas, tan solo debes guiarlos sobre cómo se hace correctamente.
  • Pueden podar ramas delgadas de algunas planta; en este caso requerirán un poco de orientación y es importante que permitas que se equivoquen varias veces, para que la actividad se vuelva divertida y no estresante.
  • Regar las plantas. Sin embargo, es importante que les enseñes cuánta agua pueden regar sobre cada tipo de planta.
  • Colaborar con el compostaje. Por ejemplo, los niños de 7 años pueden ayudar a picar los residuos orgánicos y los más pequeños a revolverlos.

En el siguiente vídeo, puedes ver un niño de 8 años haciendo una excelente labor.

Cómo integrar a los hijos adolescentes a la huerta:

Cómo integrar a los hijos adolescentes
Cajonera a cargo de adolescente.
  • Ayudar a picar la tierra.
  • Colocar letreros a las plantas
  • Trasplantar.
  • Armar las cajoneras
  • Control de plagas y hongos
  • Construir invernaderos

Este es un vídeo donde muestran que en Paraguay están enseñando a los jóvenes a tener su propio huerto

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico