Sembrar en los almácigos

Sembrar en semilleros

Aunque en muchas bolsas de semillas dan instrucciones muy sencillas de como sembrar semillas; aquí te vamos a dar unos trucos sobre cómo sembrar en los almácigos exitosamente.

Trucos para sembrar exitosamente en almácigos

Tip # 1 Conoce la distancia de siembra en almácigo

Hay semillas que puedes sembrarlas cada 2,5 centímetros; pero hay otras que requerirán 5 centímetros. Respetar estas distancias es muy importante para evitar la competencia de las raíces por alimento y de las hojas por luz solar. Si respetas esta distancia tendrás matas fuertes y grandes.

Cuando siembras en cajón, te recomendamos hacer una malla en alambre inoxidable de 2,5 x 2,5 cms. Esta malla te servirán como guía para la siembra; te evitará tomar medidas o equivocarte en las distancias. En el centro de cada una siembras las plantas que requieren 2,5 cms y para las de 5 cms dejar un espacio de por medio sin plantar.

Te recomendamos hacer primero el cajón y luego la malla, para que encaje perfectamente en el cajón, puedas colocarla directamente sobre sobre la tierra y evites que se te mueva y cambie de posición durante la siembra.

Tip # 2 Respeta la profundidad del almácigo

Hay plantas que requerirán 15 centímetros de tierra bajo ella para poder ser lo suficientemente fuerte, antes de realizar el trasplante. Si no respetas esta distancia, la raíz, al chocar con la base del almácigo; comprenderá que no puede expandirse más y comenzará a desarrollar flores; tendrá una madurez precoz y será una planta débil y poco productiva.

Tip # 3 Averigua si tu planta requiere repique

Con base en la experiencia de muchos agricultores; se considera que hay plantas que requieren sembrarse en almácigo y luego repicarlas; es decir, trasplantarlas a un almácigo más profundo antes de colocarlas en el terreno de cultivo. Estos son procedimientos se utilizan mucho en plantas como el apio, el tomate o el repollo. Estas plantas se suelen repicar para fortalecer sus raíces antes del trasplante y así lograr mayor éxito en el trasplante.

sembrar en semilleros

En este caso, es importante que conozcas también la distancia recomendada para el repique.

En algunos casos te encontrarás con algunas semillas como la lechuga o también el apio, que son muy pequeñas y se te va a dificultar colocar cada 2,5 cm. Muchas personas en estos casos prefieren sembrarlas al voleo en un cajón, cubrirlas con una capa fina de compost, regar levemente para que la tierra se compacte un poco y luego repicar cada 2,5 cms cuando las plantas emerjan

Tip # 4 Anota la duración aproximada de estancia de la planta en el almácigo

Esto este factor no es estándar; puede variar según el clima y la época del año. Sin embargo, es un dato que no debes tomarte a la ligera cuando vayas a sembrar en los almácigos. Miremos nuevamente el caso del tomate. Si lo repicas o trasplantas cuando tiene la raíz blanca; se te dará una buena mata de tomate; pero si lo haces cuando la planta tiene las raíces oscuras, entonces significa que ha estado estresada intentando expandir sus raíces; y muy probablemente, será una planta débil contra las enfermedades, a la vez que una planta poco productiva.

Tip # 5 Mantén la tierra húmeda

El riego es tal vez uno de los temas más delicados y de mayor importancia al sembrar en los almácigos. Si riegas con gotas grandes o permites que le caiga lluvia a tu almácigo; estas gotas pueden remover la tierra y hundir la semilla demasiado o dejarla descubierta y de esta forma estropear su proceso de germinación.

sembrar en semilleros

Además, la tierra debe mantenerse húmeda dentro del cajón todo el tiempo; pero muy especialmente hasta la germinación; pues en el momento en que se le falte agua, ésta va a morir. Debes regar la tierra apenas la ves seca o utilizar un sistema que te asegure que mantendrá la humedad de la misma constantemente.

Igualmente, cuando las plantas crecen, requieren muchos nutrientes y agua para poder desarrollar nuevas células rápidamente. Es por ello que debes regar 2 o 3 veces al día tus germinados; o crear un sistema de riego permanente para que estos evolucionen exitosamente.

Tip # 6 Siembra la semilla a una profundidad adecuada

Este factor es también muy importante al sembrar en los almácigos. Como norma general se dice que las semillas se deben sembrar a una profundidad igual o el doble de su grosor. Y si es tu primera vez sembrando es probable que te asustes al ver semillas muy pequeñas. Ahora tal vez entiendas, por qué en la sección de preparación de la mezcla de tierra para almácigos, recomendamos colar o tamizar la tierra.

Resulta que el embrión crece utilizando las sustancias de reserva de almidón que tiene la semilla. Esta reserva, como te darás cuenta al ver la semilla, es muy limitada. Utilizando esta reserva, el embrión empieza a crecer hasta que sale de la tierra. Al tener contacto con la luz del sol comienza a realizar la fotosíntesis y a generar su propio alimento. Sin embargo, si siembras tus semillas muy profundo; tus embriones corren el riesgo de utilizar todas las reservas antes de salir de la tierra y al no llegar a ver la luz del sol, morirán de hambre.

El motivo por el cual no colocamos la semilla muy superficialmente; es porque la tierra permite mantenerla húmeda. Las semillas expuestas al sol o que tienen muy poca tierra encima, suelen morir de sed; por falta de agua, pues lo primero que se seca es la parte superficial del terreno.

Ahora entiendes por qué es tan importante ser muy precisos en la profundidad a la cual siembras las semillas.

Tip # 7 Temperatura del suelo ideal de germinación

Este dato es importante y está mu relacionado con los cultivos que se dan en tu región. Si vives en un páramo; será muy difícil que logres cultivar palmeras de coco; y a su vez, si vives en la playa, no podrás cultivar frailejones. Tal vez sean ejemplos extremos, pero la idea es que comprendas que hay plantas adaptadas a cierto clima y esto implica, que solo germinan cuando la temperatura del suelo se mantiene dentro de cierto rango y debes respetarlo. Cuando vayas a sembrar en los almácigos, ten en cuenta que la temperatura que ellos mantienen está dentro del rango en que germinan esas semillas.

Tip # 8 Ubicación ideal para los almácigos

Lo primero que te recomendamos es protegerlos de bichos como las tijeretas, que adoran comer germinados y de los pájaros que se alimentan de las semillas. Esto significa que es preferible que los aísles del suelo y que protejas las semillas de ataques aéreos.

germinar, sembrar en los semilleros

En lugares de temperaturas cálidas, te recomendamos proteger las semillas de las horas de más sol por medio del uso de polisombras. De esta manera, evitarás que el agua se evapore y la semilla muera. A mi personalmente me gusta colocar una malla de polisombra sencilla tanto en el techo como en los laterales; y luego colocar otra malla en el techo; así les permitimos a las semillas tener contacto con el sol de la mañana y la tarde; pero le limitamos la entrada de los rayos del medio día.

Si fabricas un invernadero para tus semillas, te recomendamos que tengas una sección en donde permitas la entrada directa de los rayos del sol a ciertas horas, para que antes de trasplante; les realices un proceso de adaptación a los rayos del sol, a tus plantines. Los cambios ambientales bruscos, suelen estresar mucho a las plantas. Entre más gradual sea esa adaptación, tus plantines se adaptarán mejor a su medio ambiente definitivo.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

 

Volver a huerta orgánica

 

 

Mezcla de tierra para almácigos

En esta sección vamos a hablar sobre la tierra ideal para sembrar tus semillas. Pero antes de hablar sobre la mezcla de tierra para almácigos ideal; quiero que hablemos un poco sobre los diferentes tipos de tierra o tipos de suelo. De esta manera, aprenderás a reconocerlos, a identificar, el tipo de tierra con el que vas a trabajar; y así podrás crear una estrategia para ir fertilizando cada vez más tu terreno.

Haz clic en el siguiente link para que identifiques el tipo de suelo con el que cuentas y de paso aprendas qué frutas u hortalizas se dan con facilidad en ese suelo. Después, continua leyendo este artículo. Leer tipos de suelos en agricultura.

¿Cómo hacer una buena mezcla de tierra para almácigos?

Este labor es muy sencilla. Se caracteriza porque es una tierra que se cierne para facilitar al máximo el crecimiento de las raíces, la aireación, etc.; y porque se prepara con compost o vermicomport para hacerla muy nutritiva. Vamos a darte varios tipos de mezclas según la tierra que predomine en tu huerto.

Mezcla para tierra arcillosa

Mide 1/4 de volumen de tierra para llenar el almacigo y luego pésalo, puede ser en una pesa de cocina. Anota ese peso y pesa la misma cantidad de tierra de tu terreno. Nuevamente pesa la misma cantidad, pero de compost. Moler y cernir los materiales secos, para evitar grandes terrones y mezclarlos.

Mezcla para suelo arenoso

Pesa 1/4 parte en volumen de tierra para llenar tu almácigo. Añade la misma cantidad en peso de compost y la misma cantidad de peso en tierra negra. Moler y cernir los materiales secos, para evitar grandes terrones y mezclarlos.

Mezcla para suelo limoso

Pesa la 1/2 del volumen de tierra para llenar tu semillero. Añade la misma cantidad en peso de compost y añade la mitad del peso en arena. Moler y cernir los materiales secos, para evitar grandes terrones y mezclarlos.

Mezcla para suelo franco

Utiliza 2 porciones (en peso) de esta tierrapara llenar tu semillero y una porción de compost cernido.

¿Cómo colocar la mezcla de tierra para almácigos?

Opción 1: almácigo tradicional

Coloca una capa de compost puro en el fondo del cajón, de unos 5 centímetros, coloca encima la mezcla para semilleros y finalmente, coloca otra capa de 3 centímetros de compost puro.

Opción 2: semillero en matera inteligente

Coloca 7 centímetros de gravilla o piedra en el fondo de la matera y también el tubo de riego;  coloca la tela geotextil; añade 5 centímetros de compost puro sobre el geotextil; llena el almácigo con la mezcla que preparaste y finalmente, coloca otra capa de 3 centímetros de compost puro.

mezcla de tierra para semilleros

La razón por la que se añade una capa extra de compost puro al fondo; es porque al crecer las raíces van agotando los nutrientes disponibles. Al llegar al fondo, van a tener una fuente extra de nutrientes y las trasplantarás estando fuertemente nutridas.

El motivo por el que colocamos una capa de compost puro arriba, para facilitar la germinación de las semillas.

Reutilización de la mezcla de tierra para almácigos

Una vez trasplantes los plantines, te recomendamos guardar esta tierra en un cajón que puedas tapar y regar; para que los microorganismos se mantengan vivos. Luego, cuando vayas a reutilizarla, utiliza 2 porciones de esta tierra de semillero (pesada) y una porción de compost cernido (pesado), para tus nuevas siembras.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

Volver a páginas principales

Tipos de suelos

En general podemos decir que existen cuatro tipos de suelos según su textura: los arenosos, los arcillosos, los limosos y los suelos francos. Pueden haber otras clasificaciones, pero esta es suficiente para poder transmitirte la información que te queremos dar.

Breve introducción

Si deseas ver una breve introducción a esta clasificación, te invitamos a ver el siguiente vídeo:

La siguiente clasificación está basado en el diagrama de del departamento de agricultura de los Estados Unidos, U.S.D.A.; el cual se concentra en los porcentajes de granos menores a 2 mm que posee el terreno. Recuerda que hasta 2 micrones se considera arcilla; de 2 a 20 micrones se considera limo; de 20 a 200 micrones se le llama arena fina; y de 200 a 2000 micrones, arena gruesa. Te recordamos que 1 micrón, es la milésima parte de 1 mm.

Tipos de suelo para siembra, según la textura del mismo.

Suelos de tipo arenoso

Los suelos arenosos, son suelos que debido a los grandes espacios que hay entre sus partículas, tienen muy buen drenaje. Esto significa que filtran el agua por gravedad con gran facilidad. Son suelos que también facilitan la aireación al interior del suelo; lo que los hace muy suaves de trabajar. Estos son suelos que poseen poco material orgánico, lo que los convierte en terrenos poco fértiles. Sin embargo, esto no significa que sea imposible cultivar en ellos: hay lugares en el mundo como por ejemplo Israel; donde han logrado restaurar zonas desérticas y convertirlas en hermosos oasis llenos de vida.

suelo arenoso

Para sembrar rápidamente en estos suelos requerirás agregar materia orgánica a la tierra. Esta fase es indispensable para que los microorganismos de la tierra vuelvan a poblarla y a trabajar en los procesos de fertilización natural. También será importante que vayas sembrando en los alrededores, inicialmente pastos para que retengan un poco la humedad del suelo y luego plantas bajas, ojalá que fijen nitrógeno a la tierra, como el fríjol, trébol, musgos, helechos, etc. De esta forma, ayudarán a restaurar más rápidamente los nutrientes del suelo y a recuperar su fertilidad.

Esto último es muy importante; pues estos suelos suelen estar muy expuestos a la erosión; y al no tener una capa vegetal, suelen ser muy calientes. Este factor hace que dificulte cultivar en esto terrenos si no sigues las sugerencias anteriores.

Estos suelos además suelen ser macroporosos; es decir, facilitan la filtración del agua, la aireación del suelo y el crecimiento de las raíces. En cambio los suelos arcillosos y limosos tienen más microporos, lo que facilita la retención del agua y también la capilaridad.

A continuación te damos un pequeño listado de productos que puedes sembrar en estos terrenos.

Puedes sembrar: aguacate, apio, batata, boniato, brócoli, chufas, cipreses, coliflor, eucalipto, lavanda, lechuga, nabo, ñame, papa, pepino, pino, puerros, rábano, remolacha, romero, salvia, taro, uva, yuca, zanahorias.

Suelos de tipo arcilloso

La principal característica por la cual podemos comenzar a sospechar que un suelo es arcilloso, es por su color. Los suelos arcillosos se caracterizan por ser amarillentos o rojizos; además de tener también un grano muy, pero muy fino; esto hace que sean terrenos muy compactos.

suelo arcilloso

Las partículas que conforman la arcilla, tienen forma laminar como la mica. Se caracterizan por su alta plasticidad cuando se humedecen. Es por ello, que cuando tomes en tus manos una muestra de terreno arcilloso y le añadas suficiente agua; esta se expandirá y se volverá pegajosa. Esto hace que sean suelos difíciles de trabajar o pesados; como los llaman en agricultura; pues requerirán mayor esfuerzo físico de tu parte para trabajarlos.

Breve experimento

Los terrenos de tipo arcilloso, no suelen permitir la filtración del agua y por ende tienden a encharcarse. Si estás en este tipo de terreno, cavas un hueco de 30 centímetros y le añades un baldado de agua; notarás que ésta solo desaparece cuando el sol la evapore… puede durar encharcado días. Además, luego de que se seque se agrietará o quedarán terrones de tierra grande. En épocas de lluvia, los reconocerás porque al caminar sobre ellos, suele adherirse grandes cantidades de suelo a tus botas; dificultando tu andar.

suelo arcilloso

Otros datos sobre el suelo arenoso

Este tipo de suelos compactos, no tienen mucha aireación al interior de la tierra y por ende; dificulta también la penetración de las raíces de algunas plantas. Al encharcarse hace que muchas raíces se pudran.

Sin embargo, no todo es malo. Los suelos de tipo arcilloso, retienen más materia orgánica que los arenosos y los limosos; por ello, es un suelo muy rico en nutrientes y materia orgánica; y por ende, puedes sacarle provecho si le agregas arena y materia orgánica a los primeros 30 centímetros de profundidad; si quieres sembrar por ejemplo hortalizas. Se te darán muy bien. También puede ser un buen suelo si tu clima es muy seco; pues no vas a requerir mucho riego. Como te darás cuenta, la bondad de los suelos, son temas un poco relativos.

Este tipo de terrenos es excelente para sembrar: acelga, ajo, avellano, bambú, calabaza, calabacín, cebolla, cerezo, chirimolla, espinaca, dalias, girasol, grosella, habas, hierbabuena, higuera, judías, laurel, mango, manzano, melón, menta, nogal, peral, perejil, puerro, remolacha, rosal, sandía.

Experiencia personal

Yo tuve una experiencia en estos tipos de terrenos y he de decirte, que la calabaza, el girasol, la chirimolla y el mango se dan de maravilla. La sandía se dio deliciosa, pero hay que agregarle arena a la superficie del terreno; de esta forma la sandía no tendrá contacto con el agua cuando llueva y no se pudrirá… recuerda que la sandía requiere abundante agua. Incluso, sembré lechugas y se me dieron muy bien… a pesar de ser un clima cálido… aunque les generé un microclima utilizando polisombras.

Suelos de tipo limoso

En general, este tipo de suelos suelen estar en el lecho de los ríos y suelen componerse de partículas que son muy pequeñas y suaves al tacto. Este es un suelo muy compacto; aunque no tanto como la arcilla; y por ende suele retener bien el agua sin ser impermeable. Al igual que la arcilla, los suelos limosos tienden a absorber la materia orgánica, sobre la superficie de sus partículas; lo que los hace más fértiles que los suelos arenosos.

suelo limoso

Las partículas de limo, a diferencia de las arcillosas, tienden a tener una forma irregular; unas veces son lisas, otras veces son pulidas. Son microscópicas y suelen tener un mineral dominante que es el cuarzo; al igual que la arena y la arcilla; aunque la arena tiene una mayor proporción de cuarzo y la arcilla una menor proporción. Su plasticidad es intermedia entre la arcilla y la arena; al igual que su nivel de absorción de agua.

Este tipo de suelo, se considera mucho más sencillo de cultivar que los dos tipos de suelos anteriores.

En este tipo de suelo se suele sembrar: alcachofa, arroz, coles, encinos, fresnos, lechuga, orégano, sauces.

Suelos de tipo franco o marga

Como se nombró en la introducción; en realidad se le llama así al suelo que posee una combinación de los tres tipos anteriores de suelo. Es un suelo que tiene un alto porcentaje de arena y limo; aproximadamente en un 40% cada uno; y poca cantidad de arcilla; un 20 % aproximadamente.

El suelo marga, lo consideran el óptimo para cultivar; pues gracias a la alta cantidad de arena las raíces se desarrollan bien y no se inunda; y gracias a la alta proporción de limo hay buena cantidad de materia orgánica, lo que la hace fértil; y finalmente la arcilla, ayuda a mantener también la humedad y los nutrientes.  Este tipo de suelo ha demostrado ser altamente productivo por lo que es el favorito de los agricultores.

Este tipo de suelo suele ser de color café oscuro o negruzco; entre más negro se considera que tiene mayor cantidad de materia orgánica. Su trabajabilidad es intermedia.

marga

Puedes sembrar prácticamente de todo; pero te damos una lista de lo que será más sencillo de cultivar: albahaca, betabel (remolacha), cebolla, cilantro, fresas, lechuga, perejil, pimientos, tomates, zanahorias.

Vídeo sobre como hacer un análisis rápido de la textura de los suelos

Este vídeo me encanta. Porque explica de una forma muy sencilla, rápida y casera; cómo conocer la cantidad de arena que hay en los suelos de tu cultivo; y además explica que, la preferencia por un tipo de suelo versus otro, también depende de otros factores; como por ejemplo la pluviosidad del lugar donde estás. Te lo recomiendo.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

¿Cómo construir almácigos?

En el caso de tener un huerto es una zona pequeña, como por ejemplo un balcón; puedes comprar simplemente un almácigo de plástico pequeño, llamado llamado speedling, y con éste podrás, satisfacer todas tus necesidades. Este tipo de almácigo es el que más economiza recursos como requerimiento de tierra abonada y el más fácil de trasplantar; pero es el que requiere mayores cuidados, como por ejemplo en el riego. En el caso de tener un huerto periurbano más grande, te sugerimos construir tu almácigo. Si no sabes cómo construir almácigos, entonces te recomendamos leer este artículo. Es muy sencillo y económico.

semillero plástico

Ten en cuenta que la técnica germinación, varía si eliges los almácigos plásticos o si eliges fabricar estas cajoneras.

¿Cómo construir cajones para almácigos?

Las medidas de los cajones

En primer lugar, vamos a construir un cajón bajo y uno alto. El motivo, es porque algunas plantas van a requerir mayor espacio, o profundidad para que se produzca el desarrollo normal de sus raíces que otras.

El cajón bajo va a tener 40 cms x 40 cms; y de profundidad 10 cms. El cajón alto va a tener 40 cms x 30 cms; y de profundidad 15 cms. Estas son medidas fáciles de manipular y transportar, incluso con tierra y germinados.

¿Qué ocurriría si solamente utilizo el cajón bajo para sembrar todo tipo de plantas?

Lo que ocurre es que cuando la raíz llega al fondo del cajón, las plantas al parecer, entienden que no pueden crecer más y comienzan su floración antes de tiempo; lo que se conoce como senilidad prematura. Si desconoces las implicaciones de esto; en términos simples, sería como a forzar a un muchacho de 13 años a casarse, tener hijos y actuar como un padre de familia. Aparentemente, los muchachos sí pueden tener hijos a esa edad, y pareciera que con ello se logra que maduren más rápido; pero la falta de madurez para dirigir el hogar, criar hijos, dirigir su propia vida y crear recursos financieros para sostener el hogar. Las plantas tienen sus propios tiempos de crecimiento y maduración.

¿Cómo armo los cajones?

Si por otro lado vives lejos de la ciudad, no tienes acceso a estas canastas o quieres utilizar madera de árboles  que han caído al suelo y por ello quieres fabricarlas; tan solo requierirás unos pedazos de madera. El espesor puede ser de unos 2 cms. Si vas a comprarla, pregunta qué tipo de madera dura hay en tu región. La madera blanda tiene la ventaja de que podrás armar el cajón con tan solo puntillas y un martillo; mientras que la madera dura, puede llegar a requerirte un taladro y tornillos con tuerca. Sin embargo, esta madera es más resistente a lo largo del tiempo. Te recomendamos que compres las piezas cortadas a las medidas que necesites; pues la madera dura es difícil de cortar una vez seca y los aserraderos tienen la maquinaria necesaria para hacer los cortes con facilidad.

Si quieres dejarla a la intemperie, te recomendamos que la protejas con un techo, para proteja a las semillas de un fuerte aguacero. Esto también sirve cuando quieres generarles un ambiente con una temperatura más estable tanto de día como de noche.

semillero

Hay formas de proteger la madera, de por ejemplo el ataque de comején; pero no queremos recomendar el uso de derivados del petróleo. Consideramos que las maderas duras te van a durar un par de años y al cabo de ese tiempo, cuando estén muy deterioradas, formarás con ella compost y respetarás el ciclo natural ecológico.

Alternativa a los cajones de madera

Por mi parte, voy a recomendarte el uso de canastas plásticas 100% macizas. ¿Por qué? Para manejar lo que en casa llamamos, sistema de riego inteligente; el cual te va a disminuir la necesidad de regar continuamente las semillas. Son prácticas, tiene agarraderas para transportarlas fácilmente y te durarán por generaciones. Pero la razón principal es que con ellas podrás implementar un sistema de riego inteligente; el cual es fantástico si tienes pocas manos o el tiempo muy limitado… además, se está convirtiendo en mi sistema de cultivo favorito, pues es ideal para personas que viajan. Para ello, requerirás canastas como la siguiente:

En este caso, verifica que entre el piso y la parte inferior de las manijas tienes una altura de 5 cms para el sistema de riego + los 15 cms para la tierra.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

Volver a huerta orgánica

 

8. Almácigos

semilleros

¿Qué son los almácigos?

Se les llama almácigos o almácigas, a unos semilleros donde generalmente se almacenan y se siembran las semillas de los vegetales. Esta es una zona de la huerta que se tiene especialmente diseñada para que la semilla germine sin dificultad y crezca lo suficiente para que pueda ser trasplantada exitosamente.

¿Qué ventajas tiene sembrar en almácigos?

Incremento de la productividad

  1. Cuando se siembran las semillas directamente en el terreno, estas pueden quedas descubiertas por un ventarrón… y se las pueden comer los pájaros. Pueden un día ser cubiertas por una capa de tierra muy gruesa y nunca germinar, etc. Si en cambio, las sembramos en un pequeño cajón, allí podemos darle el cuidado especial que ellas requieren y de esta manera, lograr un gran porcentaje de germinación de las mismas. Para que te hagas una idea, un almácigo de 0,40 metros cuadrados de lechuga; te servirá para un cultivo de lechuga de 10 metros cuadrados.                                                                                                 
    almácigo, almáciga, semillero
  2. Otra gran ventaja, es que al colocar una planta grande y desarrollada en el cultivo; ésta va a crecer con gran rapidez y va a cubrir la tierra con su sombra. De esta manera, se va a evitar que prospere la maleza y de esta manera, ahorramos mano de obra de mantenimiento… lo que representa tiempo y dinero. Además, te darás cuenta de desmalezar un almácigo es una tarea más sencilla y rápida de hacer.
  3. Por otro lado, al utilizar durante el tiempo de la germinación, tan solo una pequeña zona de nuestra huerta; estamos incrementando la productividad de nuestro terreno. De esta forma puedes tener en almácigos listos los cultivos que van a reemplazar los que están por cosecharse.
  4. Al sembrar las semillas en un ambiente mucho más controlado que lo que estarían al aire libre; los germinados presentan un crecimiento acelerado; lo que es una maravilla.

Disminución del trabajo en el huerto

  1. Cuando siembras en el cultivo final directamente, debes colocar mayor cantidad de semillas para asegurar tu producción. Esto puede generar que en ciertas zonas tengas una germinación de muchas semillas y en otras zonas, no tengas ni una plantica. Cuando hay exceso, se realiza un trabajo adicional al que se llama raleo; el cual consiste en eliminar plantas del cultivo, con el fin de dejar los espacios suficientes, para que las plantas que se dejan el él, puedan crecer eficientemente; pues sus raíces no tendrán que competir por agua o nutrientes, y sus hojas por luz solar.

Economía en agua

  1. Un tema muy importante hoy en día, es que este método además economiza muchísima agua; pues mientras que un almácigo puede requerir al día 1 o 2 litros de agua (esto varía dependiendo del tamaño del almácigo); sembrar en camas puede requerir entre 60 y 70 litros por día. la tierra directamente. Si siembras en terreno directamente, expuesto al sol… puedes llegar a requerir aún más. Como te darás cuenta ahorras casi un 96% del agua… ¡Por ello la consideramos una técnica muy eficiente!

Plantas más resistentes

  1. Al tener un ambiente protegido, pues las plantas tendrán suficiente agua, suficientes nutrientes, suficiente sol, etc. Los germinados se convertirán en platas vigorosas, con mejor resistencia a plagas y enfermedades.
almáciga

Menor estrés durante el trasplante

Las matas que se siembran en el suelo, suelen sufrir más estrés en el trasplante que las que se siembran en almácigo.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Insecticida con jabón potásico

Insecticida con jabon potasico

Aprende los secretos para fabricar correctamente en casa el jabón potásico y cómo utilizarlo como insecticida en los huertos orgánicos. Este jabón tiene la ventaja respecto al jabón a base de soda caústica, que no le hace daño a las plantas, porque no es tóxico ni deja residuos tóxicos. Incluso, tiene la ventaja de que les proporciona potasio, el cual es un nutriente indispensable para cualquier planta. La eficacia de este jabón se ha comprobado en el control de plagas como: mosca blanca, araña roja, trips, cochinilla algodonasa, chinces, pulgones, larvas, entre otros.

¿Cómo hacer jabón potásico en casa?

Equipos para fabricar jabón potásico

  • Gramera o balanza preferiblemente con precisión de 1 – 2 gramos.
  • Batidora manual, pero preferiblemente con eléctrica o mixer.
  • 2 recipientes plásticos, de vidrio resistente al calor o en acero para realizar las mezclas. No utilices otros metales porque estos sueltan residuos que te van a contaminar la mezcla.
  • Un recipiente más grande que el anterior para colocar en él el agua caliente.
  • Termómetro. La reacción de hidróxido de potasio con agua libera energía en forma de calor por lo que es importante por seguridad medir la temperatura de la solución para evitar accidentes.
  • Guantes plásticos para proteger la manos. OJO, son indispensables para evitar quemaduras en tu piel.
  • Gafas de seguridad. OJO, son indispensables para evitar quemaduras en tus ojos.
  • Cuchara y espátula.

Insumos para fabricar jabón potásico

  • 240 gramos de aceite de maíz, girasol o canola. Lo consigues en cualquier supermercado.
  • 40 gramos de hidróxido de potasio o potasa (KOH). Lo encuentras en farmacias.
  • 40 mililitros de agua fría
  • 1 litro de agua caliente, máximo 70 °C, para hacer baño maría.

Procedimiento para fabricar jabón potásico

  1. Colócate los guantes y las gafas de seguridad.
  2. Coloca el agua fría en el primer recipiente para mezcla y lo colocas sobre la pesa. Pon la pesa en ceros y añade la potasa lentamente. La potasa va a reaccionar generando calor; controla que la temperatura no exceda de los 80 °C. Revuelve con una cuchara. Dejar a un lado hasta que la mezcla quede transparente.
  3. Calentar el aceite en el segundo recipiente en un baño al maría utilizando la vasija grande y el agua caliente.
  4. Sigue revolviendo la potasa con el agua hasta que sientas que está a temperatura corporal.
  5. Aproximadamente 10 minutos después añade el 25%  del agua con potasa al aceite y revuelve lentamente en un solo sentido. Esto es indispensable para lograr una mezcla homogénea. Añade otro 25% y revuelve. La mezcla debe lucir homogénea y turbia. Añade otro 25% y repite el proceso hasta que tengas una mezcla homogénea. Finalmente añade el último 25% y revuelve.
  6. Cuando tengas toda la mezcla perfectamente revuelta protege con strech, vinilpel o film.Haz una ranura con un cuchillo en el centro para poder colocar por la ranura la mixer. Este procedimiento no es necesario pero se utiliza para prevenir salpicaduras. Bate bien durante 3 minutos a velocidad media.
    Insecticida de jabon potasico
  7. Deja descansar la mixer por 10 minutos y ponla a trabajar nuevamente.
  8. Deja descansar la mixer nuevamente por 10 minutos y ponla a trabajar nuevamente pero a velocidad máxima.
  9. Vierte el jabón en un molde plástico, cubre con vinilpel, film o strech. Luego cúbrelo con una manta para darle abrigo y mantenerlo a una temperatura constante a pesar del frío de la noche.  
    Insecticida de jabón potásico
  10. Deja reposar el jabón durante toda la noche para permitir finalice la reacción química .
    Insecticida con jabon potasico
  11. Según que tan exacta hiciste la mezcla se te forma un jabón potásico gelatinoso o firme. Como no está para la venta, este dato no es tan importante, aunque es mejor un poco gelatinoso para que se te disuelva con facilidad al entrar en contracto con el agua.

¿Cómo aplicar el jabón potásico?

Por cada litro de agua añade 1 cucharada de jabón potásico.Revuelve hasta que se disuelva completamente.

Pulverizador para insecticida con jabón potásico

Para aplicarlo utiliza una fumigadora manual o un pulverizador en caso de jardines pequeños. Te recomendamos que pases la mezcla por una tela de algodón para asegurarte que no queden trocitos de jabón que te puedan taponar la fumigadora. Es muy útil especialmente en invierno, que es cuando se reproducen más los bichos y también úsalo para rociar en luna menguante.

¿Cómo preparar pesticidas orgánicos?

Si quieres saber cómo hacer los pesticidas que necesitas para tu huerta orgánica, te vamos a enseñar. A continuación encontrarás el listado de insecticidas, fungicidas, ovicidas y herbicidas orgánicos; junto con la descripción de su proceso de elaboración. Haz clic en el tema de tu interés.

insecticida organico con ajo y aji picante SMALL
Insecticida orgánico con ajo y ají picante
Insecticida con jabon potasico SMALL
Insecticida con jabón potásico


Otros temas relacionados con la planifcación de un huerto


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Insecticida orgánico con ajo y ají picante – bioinsecticida

¿Para qué sirve el insecticida orgánico con ajo y ají picante?

El insecticida orgánico con ajo y ají picante, se denomina también bioinsecticida; y se utiliza para controlar las plagas del banano, en los cultivos hortícolas y florícolas. El ajo tiene una característica muy especial y es que suprime el apetito logrando que los organismos dejen de alimentarse. Esto es una gran ventaja respecto a los insectos dañinos pero tiene sus desventajas, puede alejar plagas benéficas. Es por ello que no se puede utilizar indiscriminadamente, sino solamente para los cultivos que estamos recomendando.

Para los cultivos nombrados anteriormente, este insecticida orgánico con ajo y ají se utiliza para controlar plagas de áfidos, pulgones, ácaros, arañita roja, mosca blanca, minador de la hoja y tripidos.

El ajo ha demostrado ser también muy eficaz contra las hormigas, orugas procesionarias, polillas de la col, escarabajos y termitas. Y se ha demostrado que en muchas especies, tiene gran eficacia durante todas las etapas del ciclo de vida de los insectos.

El ajo es eficaz contra muchas especies de insectos en todas las etapas de su ciclo vital (huevos, larvas, adultos).

El ají picante o chile, por su parte se utiliza para mejorar la eficacia del insecticida orgánico de ajo; ya que también se ha demostrado ser eficaz en el control de los ácaros, pulgones y hormigas, además de otros organismos que afectan el follaje de las plantas. La mayor concentración del principio activo insecticida se encuentra en el fruto, por lo que es el más utilizado para crear los bioinsecitidas; pero ten en cuenta que las hojas y las flores te sirven para inhibir el desarrollo de virus.

Ingredientes para preparar el insecticida orgánico con ajo y ají picante

 
Cantidad a preparar: 1 litro
  • 1 mortero o una licuadora.
  • 60 gr. de ajo (Allium sativum).
  • 50 gr. de ají picante (Capsicum sativum).
  • 1 litro de alcohol etílico de 90º.
  • 1 frasco que tenga tapa hermética, en vidrio o plástico. El metal puede afectar químicamente el bioinsecticida.
  • Un pedazo de tela de algodón blanco o filtro; para exprimir.

¿Cómo preparar el insecticida orgánico con ajo y ají picante?

  1. Muele en el mortero o licúa los ajos y los ajíes.
  2. Déjalos sumergidos en un 1 litro de alcohol de 90º durante 7 días. Este tipo de alcohol es un bactericida rápido que ataca las formas vegetativas de bacterias. Adicionalmente, se requiere que permanzca 7 días para que se transfieran la mayor cantidad de ingredientes activos al alcohol.
  3. Pasa todo por un filtro para eliminar los residuos grueso de ajo y ají picante.
  4. Puedes almacenar en un recipiente perfectamente hermético; es decir, que no permita la entrada de agua o aire al interior. Este recipiente debe ser preferiblemente de vidrio o plástico.

¿Cómo se utiliza el insecticida orgánico con ajo y ají picante?

Lo más importante antes de comenzar, es que recuerdes es que este biopreparado de ajo y ají no se debe aplicar puro; porque puede causar daños a tus plantas. Para diluirlo, toma 1 litro de agua lluvia y diluye en ella 6 ml de insecticida orgánico de ajo y ají. Si no tienes agua lluvia, deja un litro reposando mínimo 2 horas; ojalá 2 días. Si la plaga está apoderada del cultivo, diluye 7 ml en un litro.

Puedes aplicarlos con una fumidadora; como si fuera un insecticida común. Sin embargo ten la precaución de utilizar una fumigadora limpia y que solo se utilice con biopreparados. También te recomendamos, de ser posible, fumigar en horas de la noche.

¿Qué rendimiento tiene el insecticida orgánico con ajo y ají picante?

Diluido en condiciones normales, 1 litro del biopreparado se puede diluir en 200 litros de agua. Esto te permite cubrir un área aproximada entre una 1 y 1 ½ hectárea.

¿Cuánto tiempo puedo almacenar el insecticida orgánico con ajo y ají picante?

Esta mezcla, a diferencia de otras que no tienen alcohol, pues conservarse en frascos oscuros, en un lugar fresco, hasta por 6 meses.

¿Hay un insecticida orgánico con ajo y ají picante que no utilice alcohol?

Si la hay. Es una versión que no está diseñada para ser almacenada sino para ser utilizada instantáneamente.

Ingredientes para esta versión de biopreparado de ajo y ají picante

  • 100 gramos de ajo
  • 25 gramos de ají
  • 20 gramos de jabón líquido neutro
  • Un pedazo de tela de algodón blanco o filtro; para exprimir.

¿Cómo se fabrica el biopreparado de ajo y ají picante?

  1. Para prepararlo  mueles o picar el ajo y el ají en 1/2 litro de agua. También puedes licuarlo.
  2. Deja reposar la mezcla durante 24 horas para que suelte sus ingredientes activos.
  3. Filtra los residuos gruesos del ajo y el ají para evitar que se tape la fumigadora.
  4. Añade 1/2 litro de agua y el jabón líquido neutro y revuelve bien.

¿Cómo se aplica el biopreparado de ajo y ají picante?

Recuerda que este biopreparado está concentrado. Por ello debes diluir 1 porción de insecticida orgánico en 25 litros de agua lluvia o en su defecto, agua de la llave reposada mínimo 2 horas, pero preferiblemente 2 días. Rocía con fumigadora sobre los cultivos infectados; de ser posible en horas de la noche.

¿Cómo preparar pesticidas orgánicos?

Si quieres saber cómo hacer los pesticidas que necesitas para tu huerta orgánica, te vamos a enseñar. A continuación encontrarás el listado de insecticidas, fungicidas, ovicidas y herbicidas orgánicos; junto con la descripción de su proceso de elaboración. Haz clic en el tema de tu interés.

insecticida organico con ajo y aji picante SMALL
Insecticida orgánico con ajo y ají picante
Insecticida con jabon potasico SMALL
Insecticida con jabón potásico


Otros temas relacionados con la planificación de un huerto


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Pesticidas orgánicos

Pesticidas orgánicos. Fumigación.

¿Qué son los pesticidas orgánicos?

Los pesticidas orgánicos son biopreparados elaborados para corregir los desequilibrios que se manifiestan en ataques de plagas y enfermedades en los cultivos, huertos o jardines. También se le conoce con el nombre de pesticidas naturales, pesticidas botánicos o pesticidas ecológicos.

Estos biopreparados son productos elaborados a partir de materiales simples, de origen animal, vegetal o mineral; presentes en la naturaleza; que dan protección a las plantas sea atrayendo o repeliendo insectos.

¿Qué es un manejo biosostenible de un cultivo?

Es la aplicación de prácticas integrales a los cultivos que busca mantener la población de insectos a un nivel que no sea perjudicial. Esto se logra manteniendo las plantas bien nutridas, para incrementar sus defensas; diseñando ambientes biodiversos; generando condiciones de repelencia (no aptas) para los insectos, hongos, etc. en sus distintos estadíos de desarrollo; creando asociaciones de cultivos que atraigan organismos que controlen o generen una barrera natural para las plagas; y produciendo biopreparados que refuercen aún más estos objetivos.

Tipos de pesticidas orgánicos

Ten presente que para el control de insectos plaga requieres conocer su ciclo biológico, cuáles son sus enemigos naturales, en qué etapa de su desarrollo y del cultivo son dañinos, de manera que podamos prevenir y realizar controles eficaces.

Con este objetivo se han venido clasificando a los pesticidas orgánicos con los siguientes nombres: insecticidas, fungicidas, herbicidas, plaguicidas e incluso hay repelentes para peces o mamíferos que amenazan las plantas.

¿Qué es un insecticida orgánico?

Un insecticida orgánico es un biopreparado que se fabrica para dar un manejo sostenible a las plagas y enfermedades que los insectos producen en el huerto orgánico. Es un pesticida ecológico que se usa específicamente contra los insectos.

Problemas que presentan los insecticidas inorgánicos

Más del 50% de los pesticidas que existen en el mundo son insecticidas; pues es la principal plaga que se sale del control en los cultivos. Los insecticidas inorgánicos de primera generación, eran químicos que además de ser muy tóxicos y poco eficientes, permanecían en el medio ambiente hasta por 50 años. Luego el hombre creó los de segunda generación, donde hay tres tipos:

Pesticidas orgánicos versus insecticidas inorgánicos
  • los organoclorados: los famosos DDT, que son menos tóxicos y también permanecen en el ambiente por varios años. Tienen la gran desventaja que además son bioacumulables, es decir, con el tiempo van aumentando su concentración. Además, al no ser solubles en agua, se evaporan y son transportados por el viento, polvo y lluvia a grandes distancias sobre la tierra. El mayor problema de estos insecticidas es que al no ser soluble en agua, entra al cuerpo y se acumula en los tejidos adiposos, bioacumulándose.
  • los organofosfatos: desaparecen en días y se eliminan por la orina. El arsénico, estricnina y cianuro son muy tóxicos para el hombre.
  • Carbamatos: los famosos son el cararil o Servin y el Baygon o propoxur. Desaparecen en días y también se eliminan por la orina. Gustan por ser poco tóxicos para el hombre pero son a la vez poco eficientes. Se utilizan principalmente como insecticidas caseros.

Efectos de los bajos niveles de toxicidad de los insecticidas inorgánicos

Cómo podrás observar, los insecticidas inorgánicos son veneno para el ser humano. Que se clasifiquen como poco tóxicos no significa que sean seguros; es por ello que los seres humanos conscientes, están rescatando los conocimientos y la sabiduría de la agricultura ecológica. Es buena para los animales, es buena para el hombre, es buena para todos.

Se han realizado estudios sobre los casos de personas expuestas a pesticidas y se encontró que entre el 80 – 90% de los casos provienen de personas que aplicaron pesticidas de “baja toxicidad” en espacios cerrados y en sus hogares. En estos sitios se midieron los niveles de toxicidad y se hallaron niveles a apreciables de residuos en suspensión, de hasta una docena de pesticidas diferentes.

Pesticidas orgánicos versus el peligros de los insecticidas químicos

¿Qué es un fungicida orgánico?

Un fungicida orgánico es un biopreparado fabricado para impedir el crecimiento o eliminar los hongos, mohos y enfermedades ocasionadas por éstos, dentro del huerto orgánico. Es decir, es un pesticida natural para dar control biológico a los hongos.

¿Qué es un herbicida orgánico?

Un herbicida orgánico es un biopreparado elaborado para impedir el desarrollo de hierbas perjudiciales para una cultivo específico. O sea que, es un pesticida botánico para controlar las malezas.

¿Qué es un ovicida orgánico?

Es un pesticida orgánico, biopreparado, que tiene como fin la eliminación de insectos o ácaros que se encuentran dentro del huevo.

¿Sabías que se ha descubierto que en ciertas especies de aves la cascara del huevo se torna frágil y débil. La cáscara es la que protege al polluelo y permite que este nazca sano y sobreviva. Gracias a estos pesticidas químicos muchas aves presentan esta debilidad reproductiva y se están extinguiendo.

Pesticidas orgánicos versus daños a las cáscaras de huevos de aves

¿Qué es un plaguicida orgánico?

Es un pesticida orgánico más potente de lo normal. Se utilizan cuando las plagas se salen de control.

Beneficios de los pesticidas orgánicos

Los pesticidas orgánicos o naturales tienen grandes beneficios para el hombre; entre ellos está la disminución de los riesgos por intoxicación. Cómo bien sabes, los pesticidas químicos son altamente tóxicos, no solo para los seres humanos sino también para los animales; en cambio, los pesticidas orgánicos tienen nulos o muy bajos niveles de toxicidad. Esto además disminuye la contaminación ambiental; es decir, son ecológicos.

Pesticidas orgánicos versus pesticidas químicos

No requieren, o requieren muy poca energía a base de combustibles fósiles para su elaboración. Lo que es un punto a favor del medio ambiente.

Son caseros, es decir, pueden ser preparados por los propios agricultores urbanos, disminuyendo así la dependencia y los costos que acarrea contratar a técnicos y empresas especializadas.

Los pesticidas orgánicos son preparados con recursos que se encuentran disponibles en la región; de esta forma, los pequeños agricultores pueden realizar un control de plagas a bajo costo.

Como son elaborados con biopreparados, los plaguicidas orgánicos se degradan rápidamente. Esto disminuye notoriamente el riesgo de encontrar residuos de pesticida en los alimentos cultivados. Generalmente los residuos se han degradado antes de la cosecha.

Generalmente no causan la muerte del insecto, pero impiden que éstos se alimenten y se propaguen. Es por ello que las palabras insecticidas orgánicos, peticidas orgánico, etc. no son del todo correctas. Sin embargo, como hacen parte de la jerga de los agricultores, se utiliza de forma común. Una ventaja de que actúen en el estómago de la plaga, es que los hace más especializados en controlar las plagas específicas, no deseadas.

Finalmente, se ha encontrado que los insectos y plagas, se demoran más en desarrollar resistencia a los pesticidas orgánicos que a los químicos.

Desventajas de los pesticidas orgánicos

El agricultor debe conocer cómo se elabora y tomarse un tiempo para su preparación; mientras que el pesticida químico lo encuentra en la tienda listo para usar.

Pesticidas orgánicos

Como algunos pesticidas son tóxicos como el tabaco o el barbasco, requieren que la preparación se realice cuidadosamente. Estos requerirán de cuidados adicionales, para evitar la ingestión y el contacto con la piel.

Algunos ingredientes de algunos pesticidas naturales no tienen cosecha todo el año; lo que implica que el agricultor deba planificar bien su preparación; o deba conocer, varias opciones de biopreparados usando diferentes plantas, pues no siempre pueden almacenarse para su uso posterior.

Se degradan rápidamente con los rayos ultravioleta. Aunque desde el punto de vista ecológico es maravilloso, el hecho de que el efecto residual sea corto implica mayor frecuencia de fumigación para el agricultor.

¿Cómo se aplican los pesticidas orgánicos?

Esto varía según el biocompuesto preparado. En general, se aplican por fumigación; esto es lo que llamamos fumigaciones naturales u orgánicas. La recomendación que se debe tener es no utilizar fumigadoras con residuos químicos y lavarlas muy bien después de cada uso; esto es para evitar la contaminación cruzada.

¿Cómo preparar pesticidas orgánicos?

Si quieres saber cómo hacer los pesticidas que necesitas para tu huerta orgánica, te vamos a enseñar. A continuación encontrarás el listado de insecticidas, fungicidas, ovicidas y herbicidas orgánicos; junto con la descripción de su proceso de elaboración. Haz clic en el tema de tu interés.

insecticida organico con ajo y aji picante SMALL
Insecticida orgánico con ajo y ají picante
Insecticida con jabon potasico SMALL
Insecticida con jabón potásico


Temas relacionados con la planificación del huerto


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Abonos orgánicos

Abonos orgánicos

¿Por qué son importantes los abonos orgánicos?

Seguramente te has preguntado ¿por qué con tantos avances tecnológicos aún requerimos generar abonos orgánicos?

Cómo bien sabes, un abono es un compuesto que tiene como objetivo mejorar las características químicas, físicas y biológicas del suelo. En la actualidad existen muchos abonos químicos que aportan nutrientes a las plantas; pero sus compuestos inorgánicos matan la vida orgánica de los suelos y los vuelve infértiles. Es por ello que hoy en día, conscientes del daño de los abonos químicos; se está volviendo a practicar la agricultura ecológica.

¿Qué son los abonos orgánicos?

Los abonos orgánicos son compuestos fabricados al mezclar, degradar y mineralizar, materiales materiales provenientes de bioresiduos de origen animal, pero principalmente vegetal, tales como: compostaje, restos de cultivos, restos culinarios no procesados, estiércol de cualquier animal alimentado naturalmente (incluyendo el de los seres humanos). Se pueden utilizar restos de carne animal; pero estos por un lado atraen animales indeseados; y por otro, la descomposición de las grasas genera mal olor; por lo que no lo recomendamos. El objetivo al mezclarlos con la tierra de los cultivos, es incrementar las propiedades químicas del suelo; es decir:

  • su riqueza en componentes químicos
  • también mejorar las características físicas del suelo, como:
    • la porosidad del suelo, la cual permite que haya una mejor aireación; que el agua fluya mejor a través de la tierra, que el agua drene, pero también que suba por capilaridad y que las raíces crezcan con facilidad.
    • la conducción térmica
    • la resistencia a la erosiónfinalmente las características biológicas de los suelos, la cual está muy asociada con la fauna y microfauna del suelo. Estos organismos regulan el ciclo de los nutrientes, aumentando su biodisponibilidad para las plantas; el proceso de reciclaje y reutilización del carbono; las emisiones de gases invernadero y modificando la estructura del suelo.

Uno de los grandes aportes de los abonos orgánicos, es que activan la actividad microbiana en los suelos infértiles; ya que son ricos en nutrientes, microorganismos y proveen energía térmica.

¿Por qué se dejó de practicar por tantos años la fabricación de abonos orgánicos?

Porque los fertilizantes inorgánicos les salían inicialmente más económicos a los campesinos, no requerían tanto espacio de almacenamiento, no requerían tanto trabajo, eran más fáciles de dosificar, pues eran, eran mucho más precisos. Sin embargo, los abonos orgánicos no se erradicaron por completo; pues los fertilizantes inorgánicos nunca lograron sustituir la necesidad de materia orgánica. Como los cultivos comenzaron a dar cosechas muy pobres; se requirió añadir materia orgánica a los suelos para que mantuvieran su productividad.

Otros temas asociados al abono ecológico

Haz clic en el enlace de tu interés.



Temas relacionados con la planificación del huerto


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico

Alelopatía

alelopatia positiva en las plantas

En esta sección vamos a hablar sobre qué es la alelopatía; daremos una introducción a su importancia en la huerta orgánica con base en el uso dado por medio de plantas acompañantes,  plantas repelentes y cultivos de trampa. También comentaremos sobre los beneficios de los tés de plantas alelopáticas.

¿Qué es la alelopatía?

La alelopatía es la influencia directa que tienen los compuestos bioquímicos (o sustancias alelopáticas) que expelen ciertos tipos de plantas, las cuales afectan positiva o negativamente el desarrollo y crecimiento de otras que están a su alrededor; y también, en el control de plagas y enfermedades. Hay muchas maneras en que las plantas liberan estos compuestos: por lixiviación, por exudación de las raíces, por volatilización y por descomposición de los residuos de las plantas en el suelo.

Los aleloquímicos puede generarse en diversas partes de la planta, como hojas, tallos, semillas y flores. La liberación de estos compuestos puede ocurrir de maneras muy diferentes. Los estudios han demostrado que las principales formas de liberación son por lixiviación de las partes exteriores de la planta; por volatilización a través de las hojas; por liberación de compuestos a partir de la descomposición microbiana de hojarasca o raíces muertas seguida de su lixiviación; y, finalmente, por exudación a través de las raíces.

Lixiviación de las plantas

El agua proveniente de la lluvia o del riego arrastran sustancias superficiales de la planta; es decir, lavan las sustancias superficiales de las mismas.

Volatilización de las plantas

Proceso por el que un compuesto químico pasa del estado sólido al gaseoso (sin pasar por el estado líquido).

Exudación de las plantas

alelopatia conceptos caracteristicas metodologia importancia

Sustancias que expele la planta a través de sus poros. Generalmente es agua con productos del metabolismo. Las plantas pueden exudar por las raíces pero también por tallos, hojas y flores. El néctar de las flores se considera un exudado.

Se ha demostrado que los aleloquímicos afectan el ciclo de los nutrientes del suelo y de esta manera alteran sus propiedades. Inhiben o estimulan la germinación de semillas y el crecimiento de plántulas. Inhiben la fotosíntesis de algunas plantas receptoras; algunos aleloquímicos, inhiben o estimulan el crecimiento de la población de las bacterias fijadoras de nitrógeno, de los hongos micorrícicos,  e incluso de los agentes patógenos presentes en el suelo.

¿Qué importancia tiene la alelopatía en mi huerta orgánica?

Se ha descubierto que ciertas plantas cultivadas emiten al ambiente sustancias alelopáticas que reducen el uso de herbicidas. Estos compuestos alelopáticos pueden por ejemplo ayudar a controlar el crecimiento de las malezas por medio de lo que se conoce como interferencia. La interferencia es la competencia por los recursos (nutrientes, sol y agua del suelo); algunas plantas producen caracteres (compuestos) alelopáticos que hacen que otras o crezcan rápidamente, tengan mayor densidad foliar o mayor densidad en las raíces; esto les da una ventaja competitiva pues así suprimen o inhiben el crecimiento de sus competidores.

Hay variedades de arroz, cebada, pepino, avena, sorgo, girasol, tabaco y trigo que se ha descubierto que tienen potencial alelopático.

Este conocimiento es muy útil para quienes desean tener una huerta orgánica. Con estas asociaciones de plantas se aprovecha mejor el espacio, los nutrientes de la tierra, el agua y la luz, tal como ocurre de manera natural en un bosque donde encuentras vegetación ubicada a diferentes niveles de altura y descubres que hasta el último centímetro de espacio aprovechado. Sembrar una planta que disminuya las malezas o las plagas te quitará trabajo extra de encima; te permitirá tener mejores cosechas; mayor rentabilidad y te disminuirá tus costos.

¿Cómo realizar control alelopático?

Hay tres tipos de control alelopático que puedes aplicar a tu huerto: control por medio de plantas acompañantes, por medio de plantas repelentes y finalmente por cultivos de trampa. A continuación te vamos a explicar a qué nos referimos con cada uno de estos controles y utilizar sus características a favor de tu huerto.

Control alelopático por medio de plantas acompañantes

Hablamos de plantas afines, ya que la unas benefician a las otras por medio de su influencia en la germinación de las semillas, crecimiento o fortalecimiento de la planta. Aquí incluimos también el caso de aquellas plantas que afecta a otras, al mejorar su sabor o aroma final. ¿No habías escuchado sobre el tema?

alelopatia en hortalizas
Alelopatía – ortiga: planta acompañante que incrementa la calidad aromática.

Te voy a dar un ejemplo que a mí me fascina y es el caso de la ortiga. Antes era considerada una “mala hierba”, y era detestada porque tiene en sus hojas unos pelos urticantes que al tocarlos liberan una sustancia ácida que produce picazón intensa, enrojecimiento de la piel e incluso algunas veces hasta ronchas. ¿Sabías que la ortiga se utiliza para combatir la metrorragia? Sí, controla el sangrado excesivo que producen algunas mujeres durante la menstruación y que se cura bebiendo una cucharada de zumo de ortiga fresca al día. ¿Sabías que la aromática de ortiga ayuda a digerir mejor los alimentos que tiene lípidos o proteínas?

Pero volvamos al tema de la alelopatía. Resulta que se ha descubierto que la ortiga aumenta la calidad aromática de, valga la redundancia, las plantas aromáticas. Si tu huerto está enfocado en plantas medicinales o deseas cultivar hiervas para sazonar tus comidas, este es un dato fascinante.

Control alelopático por medio de alomonas: plantas repelentes

plantas alelopaticas
Menta, planta que repele las hormigas, mosca blanca y ratones.

En el caso de las plantas repelentes, lo que ocurre es que se ha descubierto que el aroma de algunas plantas repele uno o varios tipos de insectos del cultivo. Este tipo de plantas se pueden ubicar intercaladas dentro del cultivo o bordeándolo para que funcionen como barrera protectora. Ten en cuenta que de todas maneras, estas plantas como máximo cubren un área de 10 metros a la redonda.

¿Sabías que la menta, además de ser un excelente sazonador es un repelente de hormigas, ratones y moscas blancas?

El ajenjo repele las pulgas y las babosas.

Control alelopático por medio de kairomonas: cultivos de trampa

plantas alelopaticas para control de malezas
Geranio: cultivo trampa para el escarabajo japonés.

Este es otro método interesante para controlar plagas. Resulta que se ha descubierto que algunas plantas atraen a algunas plagas más que otras. Con base en esta información puedes crear un cultivo de trampa; es decir, intercaladamente o alrededor del cultivo siembras las plantas que atraen los insectos perjudiciales para tu cultivo, para que se alimenten de ellas y no del cultivo principal. Otra estrategia complementaria, es sembrar plantas intercaladas que promueven la reproducción de los parásitos o depredadores de dichos insectos, con el fin de controlar su reproducción.

¿Sabías por ejemplo que la ruda (arruda, besasa) atrae toda clase mosca negra y por ello se acostumbra sembrarla cerca de cultivos, de establos y porquerizas? ¿Y sabías que la ruda se usa como condimento y como planta medicinal que en pequeñas cantidades se usa como sedante?

El geranio se suele sembrar cerca de los rosales para atraer al escarabajo japonés… pero no solo lo atrae, los intoxica y los mata.

Otros usos dados a la alelopatía

Muchas personas no son fanáticas de tener una planta de ortiga en sus huertos por temor a rozarla de forma desprevenida. Desde entonces se han encontrado otras formas de obtener los compuestos alelopáticos de las mismas  por medio de preparación de tés (bebidas aromáticas). Lo que se hace es hervir una hojas en un poco de agua y con el té que resulta, se rocia el huerto para lograr el mismo efecto. Requiere un poco más de trabajo y demanda que rocíes con frecuencia el cultivo, pero es una alternativa que también funciona.

Plantas alelopáticas para control de plagas

La mejor manera de comprender la importancia de la alelopatía en el huerto ecológico radica en los usos o aplicaciones dados a este conocimiento. Por ejemplo:

Ajo (Allium sativum)

Puedes utilizarlo para realizar un control natural de plagas de:

  • ácaros: pequeños arácnidos causantes de muchas alergias.
  • babosas: las cuales son unos pequeños moluscos terrestres, que no poseen caparazón y se desplazan sobre un moco que ellas generan cuando hay humedad. Cuando se reproducen pueden llegar a poner hasta 500 huevecillos, por lo que en épocas lluviosas se pueden convertir en un terrible plaga.
  • minadores: así se le llaman a las larvas que dejan los insectos, en los agujeritos que hacen en las hojas para chupar la sabia. Estas larvas cavan túneles y pequeñas cuevas por entre las hojas; en estas zonas, las plantas dejan de hacer fotosíntesis, por lo que disminuye su alimento. Con el tiempo esto hace que las hojas se marchiten prematuramente y mueran. En consecuencia, las plantas se debilitan más rápidamente.
  • barrenadores: son insectos de grupo de las mariposas y también del de las polillas. Estos penetran el tallo y hacen caminos dentro de este; los cuales luego son invadidos por microorganismo saprófitos, los que hacen que los tejidos comiencen a descomponerse.
  • masticadores: son aquellos que al alimentarse de las plantas, van dejando huecos de sus mordidas en tanto las hojas, como en las flores y en los frutos.
  • áfidos: estos animales se conocen normalmente como pulgones. Lo que hacen es chupar los líquidos de las hojas y de los tallos de las plantas donde se hospedan. De esta forma la planta se debilita, se va amarillentando y por falta de suficiente alimento se atrofia su crecimiento.
  • bacterias: son microorganismos que pueden causar desde pequeñas manchas en las plantas, hasta enfermedades o incluso la muerte.
  • hongos: estos microorganismos se reproducen especialmente en épocas de alta humedad. El problema es que cuando se puede observar a simple vista, generalmente ya se considera una plaga. Estos microorganismos causan enfermedades en las plantas que por un lado disminuyen la productividad del cultivos y por otro; la vida útil de la planta.
  • nematodos: son microgusanos. El problema es que como no se pueden ver a simple vista, no es fácil diagnosticarlos ni combatirlos. Ya que son terrestres y viven en el suelo, generalmente atacan las raíces; y las personas solo se dan cuenta del ataque cuando ya es demasiado tarde. Sin embargo, si ves que tus plantas no producen brotes, que no crecen, están como débiles, sus raíces no crecen y les salen manchas sin aparente causa… comienza a sospechar de este tipo de organismos.

El ajo silvestre o los ajos orgánicos tienen más principios activos que los demás ajos; aunque su vida útil postcosecha es menor.

Control de plagas con alelopatia
  • En el caso de los pájaros los aleja, pues el ajo los irrita.
  • Para repeler pulgones o la mosca blanca, puedes sembrar ajos intercalados entre los cultivos o cerca de frutales. También aleja la mosca de la zanahoria, el apio, cilantro, chirivía (pastinaca) y el perejil.
  • Para evitar el ataque de hongos entre las fresas, también puedes sembrar ajos intercalados.
  • Siembra ajos entre los rosales para realzar el aroma de las flores.
  • Las secreciones que hace el ajo en la tierra del jardín, favorece especialmente el crecimiento de las rosas.
  • Realiza un extracto de los dientes del ajo con aceite y rocíalo sobre tus cultivos; cuando las pagas lo ingieran provocarás sobreexcitación del sistema nervioso de tus plagas; de esta forma, los repelerás, inhibirás su alimentación, crecimiento y que coloquen huevos.
  • Si mezclas extracto de ajo con jabón, matarás a los insectos con que solo toquen la mezcla, especialmente a los pulgones.

Girasol (Helianthus spp)

  • Inhibe el crecimiento del trigo.
  • Cerca del girasol suele haber una baja presencia de malezas debido a su fuerte acción alelopática contra diversas especies, al punto que en altas concentraciones, puede llegar a ser autotóxica.

Maíz

  • Produce metabolitos secundarios en sus raíces, polen y hojas. Algunos de estos compuestos poseen actividad alelopática, que reducen la fructificación de la calabaza (Cucurbita pepo L), el chayote (Sechium edule S.W.) y la sandía (Citrillus vulgaris L).
  • Las hojas de frijol muestren síntomas de intoxicación con el mismo tipo de polen.

Leguminosas

Se ha descubierto que las leguminosas contribuyen a la fertilidad del suelo por medio de la fijación de nitrógeno, al formar simbiosis; una asociación de mutuo beneficio con unas bacterias del suelo llamadas rizobios, que fijan el nitrógeno al mismo. Entre las leguminosas más reconocidas por este fenómeno y su valor comercial está el frijol común (Phaseolus vulgaris), en cuyo cultivo ha sido reportada la presencia de malezas del género Ipomoea. La Ipomoea tricolor, planta ornamental con hermosas flores, que se utiliza por ejemplo, para proteger el suelo de la erosión y para controlar el crecimiento de las malezas.

¿Cómo planificar una huerta orgánica?

Haz clic en el tema de tu interés.


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico