Saltar al contenido
Huerta Orgánica

8. Almácigos

almácigo almáciga, semillero

¿Qué son los almácigos?

Se les llama almácigos o almácigas, a unos semilleros donde generalmente se almacenan y se siembran las semillas de los vegetales. Esta es una zona de la huerta que se tiene especialmente diseñada para que la semilla germine sin dificultad y crezca lo suficiente para que pueda ser trasplantada exitosamente.

¿Qué ventajas tiene sembrar en almácigos?

Incremento de la productividad

  1. Cuando se siembran las semillas directamente en el terreno, estas pueden quedas descubiertas por un ventarrón… y se las pueden comer los pájaros. Pueden un día ser cubiertas por una capa de tierra muy gruesa y nunca germinar, etc. Si en cambio, las sembramos en un pequeño cajón, allí podemos darle el cuidado especial que ellas requieren y de esta manera, lograr un gran porcentaje de germinación de las mismas. Para que te hagas una idea, un almácigo de 0,40 metros cuadrados de lechuga; te servirá para un cultivo de lechuga de 10 metros cuadrados.                                                                                                 almácigo, almáciga, semillero
  2. Otra gran ventaja, es que al colocar una planta grande y desarrollada en el cultivo; ésta va a crecer con gran rapidez y va a cubrir la tierra con su sombra. De esta manera, se va a evitar que prospere la maleza y de esta manera, ahorramos mano de obra de mantenimiento… lo que representa tiempo y dinero. Además, te darás cuenta de desmalezar un almácigo es una tarea más sencilla y rápida de hacer.
  3. Por otro lado, al utilizar durante el tiempo de la germinación, tan solo una pequeña zona de nuestra huerta; estamos incrementando la productividad de nuestro terreno. De esta forma puedes tener en almácigos listos los cultivos que van a reemplazar los que están por cosecharse.
  4. Al sembrar las semillas en un ambiente mucho más controlado que lo que estarían al aire libre; los germinados presentan un crecimiento acelerado; lo que es una maravilla.

Disminución del trabajo en el huerto

  1. Cuando siembras en el cultivo final directamente, debes colocar mayor cantidad de semillas para asegurar tu producción. Esto puede generar que en ciertas zonas tengas una germinación de muchas semillas y en otras zonas, no tengas ni una plantica. Cuando hay exceso, se realiza un trabajo adicional al que se llama raleo; el cual consiste en eliminar plantas del cultivo, con el fin de dejar los espacios suficientes, para que las plantas que se dejan el él, puedan crecer eficientemente; pues sus raíces no tendrán que competir por agua o nutrientes, y sus hojas por luz solar.

Economía en agua

  1. Un tema muy importante hoy en día, es que este método además economiza muchísima agua; pues mientras que un almácigo puede requerir al día 1 o 2 litros de agua (esto varía dependiendo del tamaño del almácigo); sembrar en camas puede requerir entre 60 y 70 litros por día. la tierra directamente. Si siembras en terreno directamente, expuesto al sol… puedes llegar a requerir aún más. Como te darás cuenta ahorras casi un 96% del agua… ¡Por ello la consideramos una técnica muy eficiente!

Plantas más resistentes

  1. Al tener un ambiente protegido, pues las plantas tendrán suficiente agua, suficientes nutrientes, suficiente sol, etc. Los germinados se convertirán en platas vigorosas, con mejor resistencia a plagas y enfermedades.

almáciga

Menor estrés durante el trasplante

Las matas que se siembran en el suelo, suelen sufrir más estrés en el trasplante que las que se siembran en almácigo.

Aprender más sobre almácigos

Haz clic en el artículo de tu interés.

 

¿Quieres aprender más sobre la planificación de una huerta?

Navega por los artículos de esta sección haciendo clic sobre ellos.

 

Volver a huerta orgánica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *