¿Cómo hacer polvo de ajo negro?

Por medio de esta receta, aprenderás cómo hacer polvo de ajo negro para guardarlo junto con los demás condimentos de tu cocina. Además, si preparas una gran cantidad a la vez, esta es una técnica magnífica para conservarlo; además de otra alternativa para comercializar tu cosecha de ajo.

Preparación del polvo de ajo negro

Lo primero que debes hacer es pelar completamente los ajos. Eliminar toda la piel y colocarlos en la repisa de la deshidratadora. Colócalos a una temperatura a 60°C o su equivalente 140°F; durante 36 horas.

Una vez estén deshidratados y secos, corta los dientes de ajo en pequeños pedazos. Verifica que el equipo en el que vas a moler los granos esté completamente seco.

Nota: Pueda que después de salir del horno consideres que no están realmente deshidratados, pero en realidad a las 36 horas, sí lo están. Lo que ocurre es que el ajo negro no deshidrata igual que el ajo normal.

Con una moledora de granos de café

La primera opción para convertirlos en polvo es utilizando tu moledora de granos de café. En este caso te recomendamos añadir una 1 1/2 cucharaditas de maizena, la cual impedirá que se aglutinen los granitos de polvo de ajo negro. Esto es especialmente importante si vives en un lugar donde hay mucha humedad o si estás en una época del año lluviosa; pues el ajo negro tiene una fuerte tendencia a aglutinarse.

Con una licuadora

La segunda opción es colocar los pedazos de dientes de ajo y la maizena; en una picadora o en una licuadora que tenga la función de picar. Una buena licuadora puede llegar a producirte un polvillo mucho más fino que el de la cafetera.

Luego procedes a colar el polvillo, con el fin de encontrar las piezas que no se han triturado. Si las piezas no se molieron porque adquirieron humedad de la máquina donde pulverizaste los dientes de ajo negro; puedes colocarlas en el deshidratador por una hora u hora y media; a la misma temperatura, 60°C, con el fin de secarlas bien. Después puedes volverlas a licuar.

Finalmente, almacena el polvo de ajo negro en un recipiente de vidrio con tapa; que esté completamente limpio y seco. Si tienes recipientes con tapa hermética, será mejor aún; así evitarás que entre la humedad dentro del frasco y se aglutine.

Otros artículos sobre ajo negro


Quiero volver a los temas principales del huerto orgánico